El Prado «de todos» lleva sus joyas a toda España

Fachada de la entrada principal del Museo del Prado. / Foto: Efe / Vídeo: Europa Press

Con más ambición que medios, el museo celebra su pasado mirando al futuro y lleva sus obras a 30 ciudades | Programa casi una veintena exposiciones y un centenar de actividades en su bicentenario

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Justo de dinero, sobrecargado de ambición y deseoso de llegar a toda España. Así afronta el Museo de Prado su bicentenario. Con más de una veintena de exposiciones y casi un centenar de actos de índole muy diversa para los que cuenta con apenas 12,5 millones de euros de sus propias arcas. Entre el 19 de noviembre de 2018 y la misma jornada de 2019 el museo «celebra su pasado mirando al futuro» y llevando una docena de sus joyas de gira por toda España. Así lo destacaron el Ministro de Cultura, José Guirao, el director de la pinacoteca, Miguel Falomir, y el presidente del patronato, José Pedro Pérez-Llorca, quienes presentaban el «ambicioso» programa tras someterlo al escrutinio del Pleno de la Comisión del Bicentenario.

A lo largo de año extenderá sus actividades a más de 30 ciudades españolas en un programa con el que la pinacoteca «reafirma su papel educativo y social y su vínculo con la sociedad», según Guirao. Será «un gran acontecimiento para celebrar el pasado y el presente, pero también para pensar el futuro del museo y que este sea motor y motivo de acercamiento a los ciudadanos», destacó el titular de Cultura. «Una demostración de que El Prado es de todos y para todos», según Miguel Falomir, que augura un incremento del 15% de visitas en un año en el que también se celebran el 150 aniversario de la nacionalización de las colecciones reales y el 80 aniversario de la recuperación de las obras evacuadas durante la Guerra Civil.

La apertura de 'Museo del Prado 1819-2019. Un lugar de memoria', un recorrido por la historia del Prado y sus colecciones que está previsto inauguren los reyes el 19 de noviembre -el 199 cumpleaños de la pinacoteca-, será el «pistoletazo» de salida. El primer eslabón de un cadena de celebraciones «en las que se convocará a todas las musas, y en la que que además de arte habrá literatura, música y danza», según destacó Pérez-Llorca.

Entre las diecisiete exposiciones temporales programadas habrá cuatro itinerantes y dos de ellas serán conmemorativas. Destacan propuestas como 'De gira por España', 'El Prado en las calles' y 'Hoy toca el Prado', que acercarán las obras del museo a la ciudadanía de toda España. La primera de ellas llevará una docena de obras maestras de Rafael, Velázquez, Zurbarán, Murillo, Goya, Rubens Tiziano, El Greco o Sorolla a cada una de las Comunidades Autónomas, además de a Ceuta y Melilla. Será un esfuerzo «económico y logístico» que, según Falomir, «evidencia la condición de nacional del museo».

Entre los nombres de las grandes muestras temporales de 2019 destacan los de Velázquez y Rembrandt, Goya o Fra Angelico. Las muestras dedicadas a dos grandes y olvidadas pintoras, Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana, dos de las mujeres más singulares de la historia del arte occidental, otra dedicada a Giacometti o la que llevará al museo el trabajo de doce fotógrafos actuales.

Recursos propios

De los 12,5 millones de euros con los que contará el Prado para la efeméride, 7,5 millones proceden de los recursos del museo y 4,5 millones de patrocinadores. Esto supone que un 80% saldrá de su presupuesto ordinario y el 20% de aportaciones de empresas y otras entidades. Esta partida se espera incrementar «sensiblemente», dado que «hay muchas reuniones en marcha y no sería pecar de optimismo pensar en que lleguemos al 60% del presupuesto y al 40% de aportaciones», destacó Falomir.

Hasta que no se aprueben los presupuestos de 2019 no habrá más dinero para la ampliación del Salón de Reinos y la consecución del viejo sueño del Campus del Prado. En los presupuestos de 2018 solo se consignó un millón de euros para el proyecto que firman Norman Foster y Carlos Rubio, que necesita más de 40 millones, y que, en el mejoe de los casos iniciará su andadura a lo largo de 2019.

Para Falomir, el bicentenario «propone una reflexión sobre el pasado del museo y pone las bases de su futuro». Se sustenta en un programa «ambicioso, variado y revitalizador de la relación del Prado con la sociedad». Una ciudadanía a la que se quiere acercar una institución «que es el gran regalo que se a dado la sociedad española y nuestro mayor activo cultural».

Durante el bicentenario el Prado ha decretado una moratoria en todos los préstamos de modo que ninguna de las obras expuestas en sus salas será cedida. Se editarán 27 además publicaciones, entre ellas una nueva colección sobre la historia de la institución y un cómic, el cuarto que ampara la casa, y se celebrarán una decena de encuentros de especialistas nacionales e internacionales.

La próxima semana abrirá un programa de micromecenazgo para adquirir por suscripción pública y mediante aportaciones de a partir de 5 euros 'Retrato de niña con paloma', un lienzo de Simon Vouet que data del siglo XVII. Cerrará el programa exponiendo las adquisiciones realizadas con el legado de Carmen Sánchez García, ciudadana «anónima» que legó 800.000 euros al museo que ahora le rinde homenaje.

 «No empezamos con mal pie»

Niega el director del Prado, Miguel Falomir, que el bicentenario empiece con mal pie, a pesar de que su fachada esté andamiada para asegurar las cornisas de granito, de que no llegue el dinero para la ampliación del Salón de Reinos, y que un informe alerte sobre el riesgo de filtraciones de las aguas subterráneas sobre la que se alza el edificio Villanueva. «Tenemos un cuerpo de doscientos años, no de dieciocho, un edificio que se construyó para ser museo de Ciencias Naturales y sobre aguas freáticas y hemos de vigilar para que todo esté controlado», dijo el director.

Y eso es lo que se hizo para asegurar las cornisas «en el momento en el que los técnicos dijeron que había que hacerlo». «Nos habría gustado tenerlo sin andamios en el bicentenario, pero trabajamos para que el edificio Villanueva cumpla muchos años más», dijo Falomir. «Se ha hecho lo que se debía hacer y cuando se debía, según el criterio de los técnicos, con celeridad, como obra de emergencia y para garantizar la seguridad de las personas», precisó el ministro.

«Una cosa es el bicentenario y otra el Salón de Reinos», apuntó Pérez-Llorca. «El bicentenario debía pagarlo el museo, que pasa por un buen momento», agregó eludiendo pedir cuentas al ministro que aún no ha cumplido cien días en el cargo. «Esperábamos un esfuerzo presupuestario de la administración anterior y sería injusto pedir responsabilidades a la administración actual. Así que nosotros pagamos el bicentenario y esperamos que el nuevo presupuesto traiga buena noticias para el Salón de Reinos», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos