Aina Clotet: «Leticia Dolera no veía factible disimular mi embarazo»

Leticia Dolera y Aina Clotet./
Leticia Dolera y Aina Clotet.

La actriz, escogida inicialmente para uno de los papeles protagonistas en 'Déjate llevar', la nueva serie de Movistar+, no fue finalmente contratada por estar embarazada

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Continúa la polémica en torno a 'Déjate llevar', la serie que Leticia Dolera está preparando para Movistar+. Aina Clotet, la actriz que fue escogida inicialmente para hacer el papel de Cristina, ha respondido a la realizadora catalana y asegura en un comunicado que no fue contratada porque «Leticia Dolera no veía factible disimular mi embarazo».

La noticia saltó hace unos días, cuando algunos medios de comunicación aseguraron que Clotet había sido despedida de la producción por su estado. Dolera respondió entonces que la actriz había sido seleccionada en junio -días después recibiría la noticia de su embarazo- y que, como el rodaje se iba a alargar hasta el 30 de noviembre, «eso imposibilitaba que una actriz embarazada de cinco y seis meses interpretara a este personaje». La cosa tiene miga porque la cineasta de 36 años es una de las principales voces del feminismo español. No en vano, es la autora de 'Morder la manzana', un ensayo sobre el tema que ha obtenido bastante repercusión.

Lo cierto es que el personaje de Cristina, al que finalmente dará vida Celia Freijeiro, es el de una abogada casada y con dos hijas que comienza a experimentar y a reconectar con su sexualidad y que protagoniza varias escenas de cama. Además, se defiende Dolera, «el diseño de vestuario ya estaba hecho desde antes del casting y era un diseño en el que, a medida que avanza la serie, el personaje va mostrando más su figura y marcando sus curvas. Era mas difícil todavía porque al final tu, como actriz y con tu cuerpo, vas a interpretar un personaje ya imaginado y, de repente, ya no encajas».

Ahora Clotet ha dado su versión de los hechos. La actriz manifiesta que fue seleccionada a finales de junio y que el rodaje iba a tener lugar entre mediados de septiembre y finales de noviembre. «Mi personaje tenía alrededor de 25 sesiones de trabajo, lo cual suponía la mitad del tiempo de la filmación», sostiene. A principios de julio, Clotet recibió supo que estaba embarazada de cuatro semanas y comunicó la noticia a la directora, de cara a planificar el rodaje teniendo en cuenta su estado. «Empezaba a rodar estando de poco más de 3 meses y medio, por lo que entendí que, con una planificación adaptada, podría rodar la mayoría de mis escenas antes de que mi embarazo fuese perceptible», explica. Y va más allá: «Asumí que la producción de una serie marcadamente feminista y que plantea la dificultad de ser mujer y madre en esta sociedad, consideraría todas las opciones para no excluirme sólo por estar embarazada».

Según señala Clotet, dos días más tarde recibe una llamada de Dolera donde le dice que no cree que pueda contar con ella debido a un problema con la póliza del seguro, «que establece un coste altísimo para cubrir cualquier problema derivado del embarazo», algo que la propia actriz confirma en el comunicado. Dolera también le comenta que ve complicado cambiar el plan de rodaje. Inmediatamente después, la actriz recibe la noticia de que habían abierto un nuevo casting para el personaje de Cristina, «por si no consiguen solucionar el problema del seguro», le dicen.

Representante y actriz piden una reunion con la directora y el productor y les comentan que en caso de que quedaran escenas sin rodar hacia el final de la producción, se podría recurrir a técnicas habituales en estos casos como «adaptar el vestuario, ajustar planos de cámara o usar dobles de desnudos». Sin embargo, resume Clotet, «Leticia sigue sin ver factible disimular mi embarazo en la última fase de grabación, argumentando que el personaje tiene escenas de cama». En ese punto, la actriz decide poner a disposición su salario «para cubrir cualquier coste adicional que el embarazo pudiera suponer a la producción». Pese a todo, en la séptima semana de gestación el productor le transmite que es «legal y artísticamente inasumible» su presencia en la serie. Dolera entonces le planteó interpretar un personaje capitular que decidió rechazar «no por ser un personaje menor, sino por la gran sensación de desprotección que había sentido durante todo el proceso». La actriz también hace hincapié en que Movistar+ no tuvo conocimiento de estos hechos hasta el inicio del rodaje, pese a que tanto ella como su representante habían pedido a la directora y el productor que se lo hicieran saber.

Dice Clotet que es «plenamente consciente» de la presión que conlleva dirigir y producir una serie como 'Déjate llevar', pero que también ve necesario «mostrar la otra cara de la moneda, la de la presión que tiene la mujer que se queda embarazada y tiene que decidir si esconde su embarazo para conservar el trabajo o lo explica para favorecer la organización del mismo, arriesgándose a perderlo. Yo opté por decirlo por lealtad al proyecto y perdí un trabajo importante para mi, así como otro trabajo que rechacé por formar parte de este».

Feminismo y morbo

El pasado jueves, durante el rodaje de una de las secuencias de la serie, que se estrenará en 2019, Dolera reconocía que le daba mucha pena que Clotet no esté en la serie. «Estuve dos meses y medio haciendo casting y me costó dar con una actriz que me gustara tanto», explica. Y se defiende: «No ponemos en duda que una mujer embarazada pueda trabajar. Al contrario, hay dos actrices que han rodado la serie embarazadas y, por ejemplo, sabíamos que la directora de casting se iba a poner de parto durante el proceso de selección, así pasó y tuvimos que contratar a una sustituta, como estaba previsto». A pesar de todo, no le ha sorprendido que el asunto llegara a la prensa. «Vivimos en los tiempos de 'que la verdad no te arruine un buen titular' y en los que importan los clicks. El feminismo ahora mismo da mucho morbo y entiendo que esto era morboso, pero qué le voy a hacer».

 

Fotos

Vídeos