Un, dos, tres....Loboooos

José Pinto, a la derecha, durante su participación en 'Boom'./
José Pinto, a la derecha, durante su participación en 'Boom'.
Eva Vélez
EVA VÉLEZGijón

Jose, nos has hecho una faena. Y de las gordas. Por aquí seguimos pensando cómo decir a nuestro hijo mayor, a punto de cumplir siete años, que te has ido. Para siempre. Lo dicho, es una faena de dimensiones siderales y un drama que se nos echa encima.

A mi hijo, el fútbol no le dice mucho, acepta por imperativo maternal su filiación oviedista, a mi hijo lo que realmente le entusiasma son los concursos de la tele. Su amor catódico empezó con Carlos Sobera y con apenas año y medio saltaba de emoción con el vasco.

Pero el no va más llegó con 'Boom'. Fue tal el mimetismo con vosotros, Jose, que todos, absolutamente todos los días, debíamos estar en casa a eso de las ocho. El grito de guerra del niño sigue siendo 'Un, dos, tres...Lobooos', y no quieras saber que nos ha dividido en casa y cada uno asumimos una personalidad. Por aquí hay Erundinos, Manus, … el colapso extremo de felicidad llegó el día que conocimos a Joserra en Oviedo. Le hablamos de la pasión que sentía el chiquillo por vosotros y de cómo tenía controlado el bote que llevábais en cada momento.

Cuando anunciaste que te ibas del concurso, allá por diciembre, ya pasamos un mal trago y confieso que el niño perdió cierto interés en 'Boom'. Eras su preferido.

Jose, por cierto, mi hijo se llama José. Y aún sigo dándole vueltas sobre cómo comunicarle tu muerte. Creo que lo voy a obviar y dejar estar.

Desde tu humildad has hecho un trabajo exquisito y delicioso. Has conseguido que cientos de niños como mi hijo asuman la cultura como un bien necesario, has abierto la mente de cientos de pequeños que quieren ser como tú y prefieren 'presumir' de humildad y bonhomía, como tú desbordabas. Por encima de Messis y Cristianos. Como debería ser. Se te echará mucho de menos. Necesitamos más Joses Pintos en este país. Por favor.