Nicosia, ni Athletic, ni nada

Raúl García pelea por un balón. Ignacio Pérez/
Raúl García pelea por un balón. Ignacio Pérez

El equipo de Valverde encaja dos goles al inicio de la segunda parte y cae eliminado a manos de un Apoel que aprovechó cada regalo rojiblanco en ambos partidos

MIGUEL OLMEDA

Con temor también de los aficionados del Athletic a los ultras del Apoel, «con ansias de revancha» tras los graves incidentes de la pasada semana en Bilbao, el equipo de Ernesto Valverde defiende este jueves en Nicosia el 3-2 de la ida, que aunque sea una renta mínima, debería ser suficiente para alcanzar los octavos de final de la Liga Europa. Pese a encajar dos tantos en San Mamés que pudieran complicar la eliminatoria, el Athletic se agarra a sus tres goles y a su mayor calidad y experiencia para certificar su superioridad contra un conjunto chipriota al que intentará empujar la grada en busca de la remontada.

Aunque el Athletic no podrá contar con los lesionados Aduriz y Laporte y que esta temporada a domicilio, salvo en ocasiones contadas, no está respondiendo, ya que ha perdido 10 de los 16 partidos que ha disputado fuera de San Mamés, en esta ocasión podrá jugar con el marcador a favor y explotar el contragolpe ante un Apoel que deberá arriesgar en busca del triunfo, además de guardar su portería. En cualquier caso, el Athletic necesitará mejorar su rendimiento fuera de casa en la competición continental, que ya ha quedado como único objetivo del curso para los leones, obligados a evitar un fracaso ante el Apoel.

El conjunto chipriota, que estaba prácticamente eliminado en dieciseisavos en San Mamés en el minuto 89, continúa vivo gracias al gol de Gianniotas, en una nueva muestra de efectividad del Apoel, pero este jueves no sólo precisará mantener su pegada, sino resguardar también su portería, después de que el Athletic perdonase en La Catedral. El GSP Stadium de Nicosia, con un aforo de 22.259 espectadores pero un millar menos en uno de sus fondos por una sanción de la UEFA por incidentes, se presenta como una de las principales armas del animoso Apoel, que intentará intimidar en el terreno de juego y en la grada.

Con la cautela con la que debe afrontar el encuentro el Athletic, al igual que sus dos centenares de seguidores desplazados a Nicosia frente a los radicales del Apoel, el conjunto vizcaíno asegura en cualquier caso que, aunque le valga el empate, su objetivo es ir a ganar. Mientras, el técnico de los chipriotas, Thomas Christiansen, intenta convencer a los suyos de que la derrota por la mínima de la ida con goles «concede bastantes posibilidades de pasar la eliminatoria».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos