Octavos I Vuelta

Guedes para el tiempo y el Valencia respira entre los ocho mejores

Guedes celebra, sin camiseta, el gol de la clasificación con Gameiro, su asistente/
Guedes celebra, sin camiseta, el gol de la clasificación con Gameiro, su asistente

El portugués empata en la última jugada tras un robo heroico de Cheryshev y devuelve a los de Marcelino a cuartos de la Europa League cinco años después

MIGUEL OLMEDAMadrid

Hay futbolistas, como Dennis Cheryshev, que honran la profesión hasta el último segundo de partido. Allá donde otro habría desistido, Cheryshev metió la pierna. Allá donde otro habría aceptado la derrota, Cheryshev mordió por el empate. Y el empate lo marcó Guedes, precisamente el jugador que se había quedado en el banquillo para que de inicio saliera Cheryshev, que no tiene ni la técnica ni el gol de Guedes, pero hoy vale para el Valencia tanto como el portugués: unos cuartos de final de la Europa League como regalo del centenario que cumplirá el club el próximo 18 de marzo.

Definitivamente, este Valencia merece jugar tres competiciones. Es complicado llegar al mes marzo con todos los objetivos del curso agitándose en la coctelera y saber dosificar esfuerzos sin derramar una gota de más, pero Marcelino García Toral se maneja en la delgada línea que separa el arte las rotaciones de la temeridad. Viajaba a Krasnodar sin Garay ni Parejo, sus dos pilares de carga, y se dejó en el banquillo a Rodrigo, Gameiro y Guedes. Un plan que le funcionó durante 85 minutos, puso su nombre en la guillotina durante otros ocho y ya con el partido en frío le devuelve a los altares del valencianismo.

La eliminatoria había dejado Mestalla bajo protectorado ruso y se reanudó en Krasnodar sin el capitán español para recuperar el mandato. A Dani Parejo no sólo no le pesan las insignias de un uniforme centenario como el del Valencia, es que sin él parece que al escudo le falta el murciélago. Los tentáculos de Kondogbia abarcan muchos metros cuadrados pero poca pelota, y por ahí aprovecharon Gazinskiy y Pereyra para inclinar la balanza de la eliminatoria.

1 KRASNODAR

Safónov; Petrov (Suleimanov, min.74), Fjoluson, Spajic, Ramírez; Gazinski, Olsson, Wanderson, Pereira (Taránov, min.91); Claesson y Ari (Stotski, min.30)

1 VALENCIA

Neto; Wass, Paulista, Diakhaby, Gayà; Soler (Gameiro, min.88), Coquelin, Kondogbia, Cheryshev; Santi Mina (Guedes, min.70) y Sobrino (Rodrigo, min.57)

Goles:
1-0, min. 85: Suleimánov. 1-1, min. 93: Guedes
Árbitro:
Anthony Taylor (ENG). Amonestó a Kondogvia, Soler, Gazinski y Pereira
Incidencias:
partido de vuelta de los octavos de final de la Liga Europa disputado en el estadio Krasnodar ante más de 35.000 espectadores.

Aunque el peligro del Krasnodar llevaba el nombre de Ari, curioso caso de un brasileño al que le sientan mejor la nieve y el frío que las playas de Copacabana. En lo que le aguantó el físico, musculado y curtido en mil batallas a sus 33, puso en jaque al alocado Diakhaby, en las antípodas del oficio de Garay, el central al que sustituye. Pivotando sobre su espalda, Ari generó ocasiones y también las remató; la mejor un gol bien anulado tras controlar el balón con la mano.

Soler se perderá la ida de cuartos por sanción

Carlos Soler se perderá el encuentro de ida de cuartos de final de la Liga Europa, tras haber visto la cartulina amarilla en el partido ante el Krasnodar, en el que el su equipo empató a uno en tiempo de prolongación y logró la clasificación. Los otros dos futbolistas que estaban a una cartulina de la suspensión, Mouctar Diakhaby y Francis Coquelin, no fueron amonestados en este partido. Para ese encuentro, el entrenador del Valencia, Marcelino García Toral, recuperará a Dani Parejo y Facund Roncaglia, que no jugaron en Kransnodar por sanción.

Parejo, una baja clave

Sin Parejo el Valencia reiteraba en un doble problema: ni podía dominar ni podía enlazar en su estructural robo con contragolpe. Le alivió antes del descanso la lesión de Ari, que dejó al Krasnodar sin referencia ofensiva y abrió la puerta al equipo español para sentenciar la eliminatoria; primero con un remate a bocajarro de Carlos Soler tras una internada de Cheryshev que salvó Safonov, después con un chut seco de Santi Mina que acarició el poste.

La segunda mitad se agitó con las urgencias del Krasnodar, que dejaron metros para correr a los de Marcelino. Pereyra, con una falta esquinada, y Stotskiy, con un cabezazo al segundo palo, contabilizaron las ocasiones rusas, mientras que Gabriel en un saque de esquina y Rodrigo y Cheryshev al contragolpe pusieron nombre a las del Valencia.

Al contrario de lo que suele decirse, esta vez la calma precedió a la tempestad, desatada en la zurda de Shapi Suleymanov. Se había guardado una bala en la recámara Murad Musaev con el jovencísimo ruso (19 años), una de las grandes promesas del país, y éste encañonó las ilusiones del valencianismo cuando ya se veía en el bombo de cuartos. Corría el minuto 85 cuando Suleymanov recogió el balón en la esquina derecha del área, perfilado para el centro con su pierna izquierda. En vez de ello, dibujó una delicia para la retina hacia la escuadra de Neto: un gol de recopilatorio, posiblemente el primer antológico de un club en pañales como el Krasnodar, que culminaba una remontada histórica para ellos.

El Valencia quedó con la mandíbula desencajada y el partido así moría, con un cabezazo de Gabriel que no quiso entrar por centímetros para añadirle más drama al asunto. Ni siquiera llegaría la última, o eso parecía, porque Kondogbia perdía el balón en el 92 y pico… Pero Cheryshev metió la pierna a la desesperada, puro orgullo en el estadio que le vio debutar como internacional, y recuperó la pelota, que le llegó a Gameiro en la derecha, Coquelin mediante. Desbordó el francés y la dejó atrás para Guedes. Entonces, el portugués controló con la izquierda y el tiempo se detuvo en Krasnodar. Se le echaron uno, dos y tres rivales encima. Luego uno, dos y tres compañeros encima. El Valencia estaba entre los ocho mejores equipos de la Europa League por primera vez en cinco años.