Jornada 23

El Madrid clava una estocada al Atlético

Bale cruza la pelota para marcar el tercero. / Afp

Los goles de Casemiro, Sergio Ramos y Bale permiten a los blancos rendir el hasta ahora inexpugnable Metropolitano, descabalgando al equipo de Simeone de la pelea con el Barça

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

En un duelo muy bronco, con dos equipos pasados de revoluciones en muchos tramos y un acentuado protagonismo del VAR, enfrascados en mil y una protestas los contendientes a la vera de una grada encolerizada con Courtois, el árbitro y la tecnología, el Real Madrid dio una estocada a las opciones del Atlético de discutirle la Liga al Barça. Serán los blancos quienes mantengan su desafío al líder.

Reivindicado con su quinta victoria consecutiva en Liga para prolongar a siete su racha de partidos seguidos sin hincar la rodilla, la mejor del curso, el conjunto al que Santiago Solari ha hecho emerger de las catacumbas con decisiones valientes sin atender a jerarquías pretéritas refrendó el gran momento que atraviesa asaltando el Wanda Metropolitano para borrar la condición de inexpugnable que ostentaba un escenario al que el trece veces campeón de Europa sueña con regresar el 1 de junio en pos de una nueva corona continental.

Los goles de Casemiro, que se marcó una chilena menos ortodoxa pero tan efectiva como aquella que rubricó el flechazo de Cristiano con la afición de la Juventus o la de Bale que abrochó la 'decimotercera' en Kiev, de Sergio Ramos, otra vez impasible en su cita desde los once metros, y del propio galés, al que le bastaron 17 minutos sobre el verde para demostrar los motivos por los que la mayoría sigue temiendo más su presencia que la del dinámico y comprometido pero aún mucho menos letal Vinicius, rindieron un estadio que aún no había visto caer a su equipo esta campaña. Lo mancilló su vecino, que ratificó lo que viene exponiendo desde semanas atrás. Ha recuperado su frescura, pegada y orgullo y ya siembra el pavor en quienes le dieron por muerto. Quién sabe si hasta Pep Guardiola se cuenta entre los que temen que, de nuevo, siga siendo el mejor del mundo a partir de febrero.

1 Atlético

Oblak, Arias, Giménez, Godín, Lucas Hernández, Thomas, Saúl, Correa (Rodrigo, min. 64), Lemar (Vitolo, min. 59), Griezmann y Morata (Kalinic, min. 70).

3 Real Madrid

Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Reguilón, Casemiro, Modric, Kroos (Ceballos, min. 83), Lucas Vázquez, Vinicius (Bale, min. 56) y Benzema (Mariano, min. 88).

Goles:
0-1: min. 15, Casemiro. 1-1, min. 24, Griezmann. 1-2: min. 42, Sergio Ramos, de penalti. 1-3: min. 73, Bale.
Árbitro:
Estrada Fernández (C. Catalán). Mostró amarilla a Lucas Vázquez, Griezmann, Giménez, Lucas Hernández, Thomas, Reguilón, Modric, Morata, Saúl. Expulsó por doble amarilla a Thomas.
Incidencias:
Partido correspondiente a la vigésimo tercera jornada de Liga, disputado en el Wanda Metropolitano ante 68.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Isacio Calleja, exfutbolista del Atlético de Madrid fallecido esta semana.

Venció el Madrid pese a que los primeros minutos fueron del Atlético, que salió con mucha garra y decisión. Sojuzgaba con su intensidad el cuadro local a su adversario, agazapado en su área. Necesitaban los blancos que el paso de los minutos atemperase el ardor de los anfitriones en un Wanda Metropolitano que atronaba cada vez que Courtois tocaba el esférico. Ya le habían dado sus particulares 'recuerdos' en forma de ratas de peluche.

Pero en la profundidad de Carvajal encontró el Real Madrid la vía para sacudirse el dominio inicial del Atlético. Percutió el lateral en una acción que desembocó en córner. Lo botó Kroos buscando la testa de Sergio Ramos. Pesadillas del pasado sobrevolaron la mente de los jugadores del Atlético. Hasta cuatro acudieron a obstaculizar al sevillano, que no pudo perfilar el balón a la portería, pero la bola fue al segundo palo, donde Casemiro la citó con la malla de Oblak.

Ramos hiere y Bale mata

Creció a partir del tanto el Real Madrid, que rozó el segundo en un centro de Vinicius que Lucas Vázquez, en posición muy exigida, mandó alto. Pero los rojiblancos, como antes su contrincante, supieron reponerse. Cargó Correa contra Vinicius y le birló la bola para meterle un fantástico pase en profundidad a Griezmann que, sólo ante Courtois, salió victorioso del mano a mano. Reclamaron los blancos fuera de juego del 'Principito' e incluso falta de Correa en el inicio de la acción pero Estrada Fernández, tras consultar con el VAR, dio validez a la diana del francés, la novena en las diez últimas jornadas y la undécima del curso liguero.

La controversia elevó aún más las pulsaciones en un duelo de pierna dura. Cada acción se protestaba como si a los contendientes les fuera la vida. Así era para evitar el 'rigor mortis' de su candidatura al título. Si comprometido se vio Estrada Fernández en aquel lance, el trabajo se le complicó aún más con el penalti que decretó en el área del Atlético. Indiscutible el derribo de Giménez a Vinicius, comenzó antes de que el carioca irrumpiese en el área y terminó dentro. Pesó esto último en la decisión del colegiado. Lo selló Sergio Ramos, frío como un tempano desde los once metros por abrasivo que sea el escenario o gigantesca la figura de su duelista bajo palos, en este caso un Oblak que le adivinó el destino pero no pudo llegar al ajustadísimo golpeo. Décimo gol de la temporada para el zaguero, infalible desde los once metros con pleno en las ocho penas máximas que ha ejecutado esta campaña.

Fue el sexto tanto del capitán del Real Madrid en los 41 derbis que ha disputado frente al Atlético, que le tiene como su bestia negra antes y después de Cristiano. La fuga del portugués le ha convertido en el indiscutido enemigo, como lo es Griezmann de un Madrid al que volvió a 'vacunar' para mantener su particular alternancia goleadora en los derbis. Quizás tenga que compartir el 'Principito' ese honor con Morata a medida que viva derbis con la elástica rojiblanca el ex del Real Madrid. Cerca estuvo de 'mojar' a la primera, pero su maravillosa definición picando la bola a Courtois resultó fútil –más allá de para demostrar que estaba dispuesto a festejar cualquier diana a su antiguo pagador- al partir en fuera de juego. Ajustadísimo, pero en esa finísima línea que separa la gloria de la decepción se movió también Griezmann en su gol. Aunque el símil con la vida se lo aplicaba Woody Allen al tenis en 'Match Point', vale igual para el fútbol.

Saboreó la venganza Morata pero el que ajustó cuentas fue Courtois con una manopla espectacular que negó el empate a un Giménez ya centenario en Liga y luego Bale, con un disparo cruzado, sentenció al Atlético, que acabó con diez por doble amarilla a Thomas, para mutar el llamado a comprometerle al Barça una Liga que los azulgrana siguen teniendo muy encauzada.

Más información