Elecciones

Rubiales, nuevo presidente de la Federación Española de Fútbol

Luis Rubiales, tras su victoria. / Sergio Pérez (Reuters)

El expresidente de la AFE superó a Juan Luis Larrea por 80 votos a 56 y estará en el cargo los dos próximos años, en los que promete orden y transparencia «enseguida»

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENLAS ROZAS

Luis Manuel Rubiales Bejar es el nuevo presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF). El abogado se llevó las elecciones al superar con claridad por 80 votos a 56 a Juan Luis Larrea en la Asamblea General celebrada en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Hubo un voto en blanco que muchos atribuyeron al seleccionador Julen Lopetegui que había mostrado su intención de no tomar parte por ninguno de los dos candidatos que optaban a sustituir a Ángel María Villar y que ambos ya habían confirmado su confianza en el técnico vasco más allá de Rusia 2018.

Rubiales, desde hace semanas, reconocía en público y privado que tenía una confianza absoluta en su victoria. El motrileño, que ha recorrido miles de kilómetros desde que dejó la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) para este nuevo reto, no dudaba en los apoyos que tenía e insistía que nadie de los que le habían dado su aval le iba a fallar. Y así fue. A Rubiales no le fallaron sus fieles, ya que los apoyos que esperaba se produjeron y nadie cambió el sentido de su voto. De hecho, arrebató hasta 12 que también firmaron para que Larrea formalizase su candidatura.

Para que fuese elegido presidente en la primera vuelta, era necesario obtener mayoría absoluta (69 votos al ausentarse dos asambleístas) lo que de no haberse producido hubiese provocado una segunda vuelta en la que sería elegido aquel que lograse mayoría simple pero Rubiales ganó con «mucha claridad», como había avanzado a este medio en una carta abierta.

Más información

El que fuera presidente de la AFE, a las 19:30 horas, se dirigió a la Asamblea con «emoción» y la «responsabilidad» para tomar posesión del cargo. «Quiero devolver la confianza que el fútbol español me brinda. Le doy las gracias a mis padres y a todos mis seres queridos. También quiero dar lugar a todos los estamentos del fútbol. Voy a hacer una Federación de todos, pero una Federación mejor, de elite, transparente, que cuide al fútbol modesto. Este es un proyecto plural, que tendrá control».

Incluso se dirigió en inglés a los miembros de la UEFA presentes en el Salón Luis Aragonés. «Mi compromiso es darlo todo por la Federación. La mujer, el fútbol sala, el fútbol playa. Todos tienen que estar aquí. Han sido miles de kilómetros. Hemos dado un paso hacia el futuro. Tenderemos la mano a todas las instituciones, tanto a nivel nacional como internacional. Nadie nos va a ganar a trabajo. El cambio es imparable».

Órgano de gobierno externo

Rubiales, de 40 años y que estudió enfermería además de ser abogado, explica con mucha convicción que con él «gana el fútbol», aunque sabe que ahora «toca construir». Detalla su plan a seguir en «una Federación moderna, para todos y líder en transparencia». Estará centrado en un reparto más equitativo de los ingresos, en lograr una renovación arbitral «tras escuchar a los colegiados», insiste que haya más transparencia en todos los ámbitos y potenciar el fútbol femenino -«la igualdad no es una utopía, es un derecho»-, además de lograr que el fútbol sala sea olímpico y apoyar al fútbol modesto «con muchos más ingresos. Se cambiará el modelo de Segunda B y Tercera pero escuchando a todo el mundo».

Para ello, promete «hacer un órgano de buen gobierno, externo de la Federación. Es importante ver cómo está la casa a nivel económico», reconoció antes de anunciar una «auditoria enseguida» para congratularse después del «paso adelante» dado. «Hay que ser ambiciosos. Queremos una Federación líder. El cambio es imparable pero las decisiones las abordaremos poco a poco», dijo antes de recordar que primero agotará su mandato hasta 2020 y que no se ve 30 años en la casa.

Mano tendida con todos

Pese a su mala relación histórica con Javier Tebas llega con ganas de cambiar la dinámica y hablar con todos. «Mi compromiso es darlo todo para alcanzar el diálogo con todas las instituciones», dijo antes de encender su teléfono móvil, apagado durante las dos horas y media que duró el proceso de votación. El presidente de la Liga hizo un gesto de acercamiento al nuevo presidente a través de las redes sociales: «Enhorabuena Luis Rubiales por su elección como Presidente de la FEF. Tiene mi mano tendida para continuar la colaboración institucional con La Liga iniciada hace unos meses, y mi deseo de que acierte en su gestión con todas las mejoras vitales que necesita el fútbol aficionado», deseó el presidente de la patronal.

Más fácil que con La Liga se intuye su relación con su antigua casa, la AFE, ahora presidida por David Aganzo. «Rubí es un amigo de hace muchos años. Tenemos muchas cosas que hablar de las categorías más modestas. Es futbolista y sabe lo que es el fútbol. Está preparado. La relación con Tebas es buena y debemos estar lo más unidos posibles», reconoció el sindicalista.

Rubiales, reconoció estar deseando empezar a trabajar «a las 8 de la mañana» del jueves, y no esquiva ningún tema aunque reconoce que antes de meterse dentro de la casa debe conocer bien todos los ámbitos de la FEF. El calendario, algo que siempre le preocupó en su etapa en la AFE, también le preocupa. No sólo la fecha de la Supercopa, sino también cómo aligerar el calendario con la Copa del Rey. «Intentaremos encontrar la mejor solución», respondía con una sonrisa. Bromeó incluso con la prensa diciendo que «lo que más urge es el orden», viendo el caos en el que las cámaras y micrófonos convirtieron su primera comparecencia ante los medios.

Iago Aspas y Pedro León, ausentes

Rubiales reconoció que tras el resultado dio «la mano a Larrea», destacando la «valentía» mostrado por el vasco. Además, reconoció que le gustó «mucho que Gorka, su hijo y que fue futbolista, me ha dado un abrazo», explicó con tono conciliador. Los votos totales fueron 137, ya que Iago Aspas, internacional del Celta, y Pedro León, centrocampista del Eibar, fueron los dos únicos ausentes entre los futbolistas de competiciones profesionales y no profesionales. Aspas fue el segundo jugador en ser nombrado en la votación, que comenzó a las 16.45 horas de este miércoles, y Pedro León el duodécimo, pero en ambos casos, se pasó el turno de votación ante su incomparecencia aunque se les llamó de nuevo a las 18:57 horas por si se hubiesen retrasado antes de que votase la mesa, en la que Jesús Gil Manzano fue el portavoz.

Por contra sí ejercieron su voto estuvieron Dani Giménez (Betis), Jorge Molina (Getafe), Miguel Ángel Moyá (Real Sociedad) y también Óscar de Marcos, ausente en la primera fecha de elecciones, el 9 de abril, porque los comicios le coincidían con el partido Villarreal-Athletic. Ello provocó que Luis Rubiales reclamase al Tribunal Administrativo del Deporte para cambiar la fecha del encuentro y éste decidió trasladar las elecciones a este jueves contra todo pronóstico.

Padrón votó... por el club San José

El proceso de votación para elegir a Rubiales, vigésimo cuarto presidente de este organismo desde su creación en 1913, duró dos horas y media, dejando escenas curiosas. Juan Padrón, exvicepresidente primero -encargado de asuntos económicos- y suspendido temporalmente por su presunta implicación en la llamada Operación 'Soule', votó en la Asamblea en representación del club San José tinerfeño. Padrón emitió el voto del equipo isleño, uno de los miembros de la Asamblea por el estamento de clubes no profesionales aunque fue suspendido durante un año el pasado 25 de julio por la Comisión Directiva del CSD, cinco días después de que éste y Villar ingresaran en la prisión de Soto del Real, acusados por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz de posibles delitos de administración desleal, apropiación indebida y/o estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares. El juez decretó el 31 de julio la libertad bajo fianza de 300.000 euros tanto de Villar como de Padrón y del hijo del primero Gorka Villar, detenido igualmente, previo pago de 150.000 euros.

 

Fotos

Vídeos