Asturias deberá duplicar su producción de electricidad con renovables en diez años

Asturias deberá duplicar su producción de electricidad con renovables en diez años

La región genera ahora un 28,1% con fuentes verdes, pero tendrá que llegar hasta el 74% para cumplir el plan estatal de energía

LAURA CASTROGIJÓN.

Asturias da pasos hacia un futuro energético verde, pero el camino que tiene por delante es largo y tiene una década para recorrerlo. La región genera ahora un 28,1% de su electricidad a través de fuentes renovables, según los datos de cierre de 2018 de Red Eléctrica. Una cantidad que deberá elevar hasta el 74% para 2030 si quiere cumplir con los objetivos fijados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica.

El ambicioso proceso de descarbonización no solo traerá consigo el final de la minería y las centrales térmicas de carbón, sino que requerirá un importante esfuerzo en materia de renovables. Por el momento, el Principado ha reactivado el sector eólico después de seis años paralizado. Dos empresas, las sociedades Merybal Construcciones y Contratas y Green Capital Power, capitanean este nuevo impulso con la creación de nueve parques en ocho concejos del occidente de la región. Y hay en cartera otros 42 proyectos de energía eólica, que de llegar finalmente a buen puerto supondrán una potencia total instalada de 869,665 megavatios (MW). No obstante, aún hay un amplio margen de mejora, tal y como reconoce el Principado, pues la capacidad de evacuación que garantizan las infraestructuras de la red eléctrica disponibles llega hasta los 1.600 MW.

Y no solo la eólica tiene capacidad de crecimiento. La biomasa térmica y eléctrica apenas alcanza los 129, 98 MW de potencia instalada, la solar fotovoltaica está en 1,203 MW y la térmica en 26,7, mientras que la geotermia apenas supera los 7,6 MW. Son los datos de la Dirección General de Minas y Energía, dependiente de la Consejería de Industria, Empleo y Promoción Económica, que reconoce que aún se puede avanzar mucho más en estas tecnologías, máxime teniendo en cuenta que cerca del 80% del parque de generación asturiano es termoeléctrico, es decir, produce energía a través del carbón y el gas.

El Principado considera que el incremento de las renovables y las tecnologías de eficiencia energética «se debe afrontar tratando de aprovechar sus capacidades industriales bajo un enfoque conjunto energético-industrial», pues recuerda que hay disponibilidad de materias primas y de recursos naturales «con posibilidades de una explotación sostenible». Y recuerda que hay empresas asturianas que ya tienen experiencia en estos campos por su fabricación de componentes y piezas que se exportan fuera de la región. De hecho, hay, al menos, 37 empresas en Asturias que participan indirectamente en el sector de las energías marinas, indica el Principado. A la cabeza de ellas está Windar, del Grupo Daniel Alonso, que aprovechó la experiencia que tenía como líder mundial en la fabricación de torres eólicas para adaptarlas al medio marino y también innovó en la construcción de otras estructuras como pilotes y 'jackets', cimentaciones que, a varios metros de profundidad, son capaces de sustentar los aerogeneradores. La firma asturiana ha participado ya en la construcción de casi una decena de parques eólicos marinos, lo que la sitúa como una de las favoritas para la ejecución de este tipo de trabajos.

De hecho, la energía eólica es la que tiene mayores expectativas de crecimiento, como apunta el plan estatal. Prevé que en 2030 la potencia total instalada del sector eléctrico sea de 157 GW, de los que un tercio provendrán de la energía eólica. El resto se repartirá entre los 37 GW de la solar fotovoltaica, otros 27 de los ciclos combinados de gas, 16 más de la hidráulica, 8 GW de bombeo, 7 GW de solar termoeléctrica y apenas 3 GW de potencia procedente de las nucleares.

Con estas medidas, el Ministerio para la Transición Ecológica pretende reducir un 21% las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a 1990, una producción de electricidad a partir de renovables del 74% y un 42% de fuentes 'verdes' sobre el uso final de la energía, además de una mejora de la eficiencia energética del 39,6%.

Más información