El comité de Alcoa inicia la marcha a Madrid y avisa: «El tiempo se agota»

Trabajadores de Alcoa durante una protesta en Madrid. / E. P.
Trabajadores de Alcoa durante una protesta en Madrid. / E. P.

Los trece representantes de los trabajadores saldrán a las siete de la mañana desde la factoría y se concentrarán a las cinco de la tarde ante Delegación de Gobierno

J. F. GALÁNAVILÉS.

La 'marcha del aluminio' se pone hoy en movimiento. «Es lo último que nos queda por hacer. En este momento no tenemos solución, y nos queda muy poco tiempo», manifestó ayer el presidente del comité de fábrica de Alcoa Avilés, José Manuel Gómez de la Uz, tras reunirse con la alcaldesa de Avilés en funciones, Mariví Monteserín. Al mismo tiempo el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, se mostraba en Oviedo confiado en que «durante los próximos días se concreten los últimos detalles» que permitan formalizar algunas de las dos ofertas vinculantes presentadas para hacerse con las plantas de Avilés y A Coruña de la multinacional estadounidense del aluminio.

Han sido formuladas por otros tantos fondos de inversión, el alemán Quantum Capital Partners y el suizo Parter Capital, y el reloj sigue corriendo. El acuerdo alcanzado en su día establece que la operación ha de estar cerrada el 30 de junio. En caso contrario Alcoa continuaría el proceso de cierre de la instalación, ya iniciado con el apagado de las cubas de electrolisis. Solo quedaría la fundición y parte de la administración, 91 trabajadores. El resto, 216, se iría a la calle.

Es una marcha a pie en busca de futuro. La salida está prevista a las siete de la mañana desde la factoría, en San Balandrán, con destino a Oviedo para concentrarse a las cinco de la tarde ante delegación de Gobierno. Por delante quedarán otras once etapas hasta llegar a la meta, la sede del Ministerio de Industria, en Madrid. En la marcha participarán los trece integrantes del comité de empresa. «Los demás están realizando cursos de formación en la empresa, y de todos modos no tenemos capacidad para organizar una marcha de mayor envergadura», puntualizó De la Uz.

«Es lo último que nos queda por hacer, en este momento no tenemos solución»

Pola, por su parte, insistió en que el Ministerio de Industria, junto a los gobiernos asturiano y gallego y los representantes de los trabajadores, está «profundizando en el estudio de las propuestas, que presentan elementos de complejidad y multitud de matices y detalles», y en que la venta de las dos plantas se podría hacer por separado.

Según han reiterado en numerosas ocasiones los comités de fábrica la clave está en el precio de la energía. En este terreno el consejero incidió en el Gobierno de España tiene «el firme compromiso de apoyar a la mayor brevedad» el estatuto electrointensivo que abarataría la tarifa, si bien las negociaciones de cara a la conformación del nuevo Ejecutivo «no facilitan la rapidez del proceso».

Temas

Alcoa