EdP estudia reemplazar el carbón por gas, biomasa o residuos para prolongar la vida de sus centrales

EdP estudia reemplazar el carbón por gas, biomasa o residuos para prolongar la vida de sus centrales
El consejero delegado de EdP en España, Rui Teixeira, ayer, en Madrid. / IÑAKI MARTÍNEZ

La compañía cerrará el grupo 1 de la central térmica de Aboño a principios del verano de 2020

LAURA CASTRO MADRID.

El cierre del grupo 1 de la central térmica de Aboño ya tiene fecha. Se llevará a cabo durante los meses de junio y julio de 2020 y a partir de ahí tendra una vida limitada a las 1.500 horas anuales de funcionamiento. Continuará operando con el grupo 2 de Aboño y el de Soto de Ribera, las dos únicas instalaciones en las que la compañía llevó a cabo las inversiones necesarias para poder seguir funcionando de acuerdo a la normativa medioambiental a partir del año que viene. La compañía trata, no obstante, de encontrar una alternativa a la combustión del carbón para poder prolongar la vida de este tipo de centrales, a las que puso como fecha tope el año 2030. Por el momento, no han dado con la fórmula pero estudian alternativas con gas, biomasa e, incluso, basura. «Trataremos de buscar alternativas e inversiones para no tener que cerrarlas en el futuro», aseguró ayer el consejero delegado de EdP España, Rui Teixeira.

En un encuentro con periodistas organizado en el teatro que la compañía tiene en la Gran Vía de Madrid, Teixeira explicó que la participación de las centrales térmicas en el mix energético del país es cada vez menor. Por un lado, porque hubo un menor consumo de electricidad y, por otro, porque las renovables cada vez ganan más peso y acaban por cubrir la demanda. Sin embargo, señaló el consejero delegado de EdP España, las instalaciones de carbón siguen siendo hoy en día imprescindibles. «Son necesarias para garantizar el correcto funcionamiento del sistema eléctrico», defendió. De hecho, las térmicas dieron energía al sistema durante unas 3.600 horas en 2018.

La compañía reclama al Gobierno un incentivo por mantener estas instalaciones disponibles

No obstante, su capacidad de generación eléctrica es muy superior y, aunque funcionen solo 1.000 horas, estas instalaciones están disponibles para 8.000. Hay, por tanto, un conjunto de costes fijos elevados para mantener una central térmica abierta todo el año y este es uno de los debates abiertos entre EdP y el Gobierno central. «Se debería generar un incentivo para que los operadores mantengan estas centrales abiertas y den garantía al sistema. Este es uno de los retos a futuro: saber cómo conseguir que las térmicas estén disponibles en un contexto de transición energética», explicó Teixeira.

El parque generador de EdP está preparado para la transición energética. Es el mensaje que lanzó ayer Teixeira, quien hizo especial hincapié en la labor medioambiental que desarrolla la compañía. «Contribuímos de forma muy activa en Asturias a la economía circular con la quema de gases de Arcelor», indicó. También puso en valor la eficiencia y flexibilidad de sus ciclos combinados, pues en 2018 alcanzaron un 99% de disponibilidad. Sin embargo, no se plantean incrementarlos. «Las cifras que manejamos nos indican que es más rentable operar con los ciclos actuales extendiendo su vida útil con inversiones que construir uno nuevo», argumentó.

Recursos para renovables

Según el plan estratégico de la compañía hasta 2023, EdP venderá activos por valor de 2.000 millones en la Península. Sin embargo, aún no se ha concretado si alguno de ellos está en Asturias. Lo que sí apuntó ayer Teixeira, es que están buscando emplazamientos y recursos en la región para invertir en energías renovables. De hecho, indicó que optarán a todas las concesiones hidráulicas que vayan llegando a su fin en Asturias.

No obstante, EdP le pide al Gobierno que establezca una hoja de ruta para el futuro de las renovables en España. Teixeira aboga por un sistema de subastas de este tipo de energías 'verdes' y que la tecnología más competitiva y capaz de ofrecer el precio más bajo sea la ganadora.

Este mecanismo deberá combinarse también con los contratos bilaterales con la industria -los llamados PPA- que garanticen las inversiones en energías renovables de las eléctricas. «Para construir un parque solar es necesario promover los acuerdos a largo plazo con otras compañías», incidió. Se trata de dar garantías a los operadores de que la energía que produzcan con renovables se va a consumir. De esta forma, se fomentará la inversión en el sector «Estar expuestos directamente al mercado es un riesgo que no nos gusta tanto. Tenemos alternativas de crecimiento en renovables en otros países como Estados Unidos, donde sí se dan sistemas como las subastas y los PPA», señaló.

No obstante, EdP confía en que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima clarifique estas cuestiones para valorar la inversión de la compañía en las renovables españolas.

Más