«Las térmicas no deben cerrarse por decreto, debe ser una decisión de mercado»

Teixeira plantea destinar la recaudación por emisiones de CO2 a las rentas de los ciudadanos y a la inversión en industria, eléctricas y comercio

L. CASTRO MADRID.

«No debe cerrarse una tecnología por decreto, sino que debe ser una decisión de mercado. Si nuestras centrales térmicas son competitivas, seguirán funcionando», indicó el consejero delegado de EdP en España, Rui Teixeira, contrario a que el Estado marque una fecha de caducidad para el carbón.

«Nuestra ambición es mantener las plantas con las mejores prácticas ambientales, seguimos invirtiendo en ellas en eficiencia y será el mercado el que determine si somos capaces o no de recuperar esa inversión», agregó.

Teixeira reconoció que los objetivos marcados por el Ministerio de Transición Ecológica «tienen un grado de ambición superior al de Europa. Este es uno de los mayores retos que tenemos ahora mismo y la forma en la que se implementen estos objetivos serán clave para garantizar una mayor competitividad en la economía».

Por ello, el consejero delegado de EdP España incidió en que la transición energética «no se debe producir de golpe, pues seguro que existirá una sustitución de las tecnologías térmicas por las renovables, pero la manera en la que se haga este intercambio va a definir el mercado».

El consejero delegado de EdP España incidió, asimismo, en la importancia de repartir de manera adecuada los recursos económicos derivados del impacto de la descarbonización.

Concretamente, hizo referencia a la recaudación que proviene de los derechos por las emisiones de CO2, una cantidad que pasó de los 500 millones que se venían recibiendo en los últimos años a los 1.400 derivados de las subastas de 2018. Teixeira propone que esta cuantía se destine a dos frentes: por un lado a los ciudadanos a través de una reducción del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF) y, por otro, a la inversión en industria, eléctricas y comercio, entre otros sectores.

Esta medida, defendió el consejero delegado de EdP España, permitirá «crear más capacidad económica en los ciudadanos y promover una inversión específica que conllevara más creación de empleo y crecimiento económico».

Redes inteligentes

Las redes de distribución también jugarán un papel «clave» en la transición energética. Según señaló Teixeira, la interrupción del servicio es cada vez menor, solo 17 minutos de parón en todo el 2018, en comparación con 2015 que llegaron a alcanzar 34 minutos, y apuntó a que «esta garantía de calidad debe hacerse a la vez que todas las redes pasan a ser inteligentes». EdP tiene casi el 100% de sus lecturas de contadores de manera digital, a distancia.

«Esto nos permite reducir el coste de operar la red y ganamos eficacia. Además podremos reaccionar muy rápido si hay algún evento que amenace con interrumpir el sistema», explicó. Este mecanismo inteligente, prosiguió, «nos prepara para una realidad que está cada vez más cerca y es el autoconsumo. La red deja de ser una calle de sentido único para ser mucho más dinámica y debemos estar preparados para esta evolución».