Calor familiar y meteorológico, en la cuarta etapa de la 'Marcha del Aluminio'

Eduardo Panqueque

La jornada de descanso facilitó que más de un centenar de personas integraran la comitiva de apoyo a los trabajadores

EDUARDO PANEQUEBENAVENTE.

Para la 'Marcha del Aluminio', el domingo era un día especial. Familiares y amigos aprovecharon la jornada de descanso en sus trabajos habituales para acompañar a los operarios de Alcoa. La etapa, entre Cimanes de la Vega y Benavente, se diseñó para que fuese relativamente asequible para cuantos se quisieran sumar. Más corta de lo habitual, pero 15 kilómetros siguen siendo muchos para quien no está habituado a ello. Y bajo un sol agobiante, más. Pero ni todo ello, ni la falta de una sombra hasta la parada técnica en San Cristóbal de Entreviñas, fueron obstáculo. Ni para mayores ni para jóvenes, porque desde los 70 años hasta los más pequeños de tres se pusieron la camiseta y completaron el recorrido sin una sola protesta hasta llegar a línea de meta.

Noelia Suárez se desplazó con sus dos hijos, de 9 y 14 años, desde Avilés para apoyar a su marido, Ovidio Iglesias, y el resto de trabajadores de Alcoa. Lo mismo hizo Águeda Cueto, aprovechando que hoy no tenía turno en su día a día como camarera de hotel. Y Eugenia Menéndez que, desde Piedras Blancas, no dudó en aprovechar la libranza en el Hospital San Agustín para sumarse a José Luis González, quien ya lleva 19 años en Alcoa. Rosario Miranda lo hacía por partida doble: marido y cuñado pelean por su empleo. Son nombres propios detrás de una movilización, la 'Marcha del Aluminio', que ayer sumó más de un centenar de personas sobre el asfalto.

Por algunos momentos lo hacían ante la mirada atónita de los vecinos que veían cómo un montón de personas ataviadas con camisetas amarillas en las que se podía leer 'Alcoa no se cierra' o 'Asturias no se merece esto' pasaban bajo sus ventanas. No obstante, la reacción era unánime: palabras de ánimo, aplausos y gritos de 'puxa Asturies'. Sobre la manifestación pesaban dos condicionantes que fueron la comidilla entre paso y paso: la noticia de que el ministerio se reunirá con Parter y representantes de los gobiernos regionales de Asturias y Galicia el próximo martes, a las 15 horas, en la sede de Industria; y la convocatoria de huelga en Alcoa que quedará registrada mañana con el objetivo de que todos los trabajadores puedan asistir a ese día a la última etapa en Madrid.

Y tras todo ello, haciendo cálculos para aprovechar libranzas y días de vacaciones para estar ese día en la capital española haciendo el último esfuerzo. Hoy la 'Marcha del Aluminio' parte de Benavente a las siete de la mañana y tiene previsto llegar a Villalpando hacia las tres de la tarde.