Las claves del conflicto que amenaza con cerrar los supermercados en Navidad

Las claves del conflicto que amenaza con cerrar los supermercados de Asturias en Navidad
Usuarios realizan la compra en uno de los establecimientos una importante cadena de supermercados asturiana. / DAMIÁN ARIENZA

Los sindicatos denuncian condiciones laborales «miserables» y exigen un aumento de los salarios que, de media, no superan los 774 euros

LAURA CASTRO GIJÓN.

Diciembre es el mes estrella del consumo, especialmente del relacionado con la alimentación. Las celebraciones familiares en Navidad giran en torno a una mesa repleta de comida y disparan las ventas de los supermercados. Sin embargo, este año los asturianos podrían tener una cuenta de resultados muy diferente a las anteriores, debido a la huelga convocada por sus trabajadores para los tres días previos a Navidad y Año Nuevo.

Conscientes del fuerte impacto que podría tener, la patronal tratará de llegar a un acuerdo con los trabajadores aprovechando la mediación que el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (Sasec) celebrará para este viernes a las 10.30 horas. Así lo aseguraron ayer fuentes de la Asociación de Supermercados de Asturias (Asupa). «Confiamos en que las negociaciones fructificarán en un acuerdo», aseguraron. Los trabajadores también se muestran dispuestos a hallar un consenso, pero no renunciarán a sus reclamos.

Los sindicatos denuncian unas condiciones laborales «miserables» con más horas de trabajo de la cuenta y remuneraciones insuficientes -de media el salario se sitúa en los 774 euros. Cuando comenzó la negociación del nuevo convenio, plantearon una subida lineal de 50 euros al mes, además de un día más de vacaciones y otro para asuntos propios. A medida que avanzó el proceso, rebajaron el incremento al 2,8%, unos 27 euros mensuales. Pero la patronal permaneció inamovible y únicamente ofertó un aumento de 11,83 euros. Ante esto, los sindicatos decidieron romper la negociación y reunirse con los trabajadores. Ante el «hartazgo» generalizado de todos ellos, decidieron el pasado domingo ir un paso más allá y convocar seis días de huelga: el 22, 23 y 24 y el 29, 30 y 31 de este mes, en plenas celebraciones navideñas.

«No hay derecho. Hemos estado aguantando durante la época de crisis porque preferíamos mantener el empleo que aumentar el sueldo, pero ahora la situación es insostenible», explicó Marta González, vicesecretaria de la Federación de Servicios y Consumo de UGT Asturias. «Las ventas del comercio minorista no han dejado de incrementarse y es hora de que eso se traslade a los trabajadores», incidió. De hecho, el pasado octubre fue el mejor desde 2012 y, según el INE, el beneficio creció un 3,9% respecto al del mismo mes de 2017.

Más información

Sin categorías definidas

Los sindicatos denuncian, además, que los salarios no se corresponden, en la mayoría de los casos, con el trabajo que desarrollan los empleados en los supermercados. Aseguran, además, que la última vez que se delimitaron las categorías profesiones del sector del comercio minorista fue en 1939, un tiempo muy diferente al actual donde se exige a los trabajadores que «sepan hacer de todo». De esta manera, explicó González, un supermercado puede hacerle a alguien un contrato con la categoría de mozo de almacén o reponedor -una de las tipologías más básicas, remunerada con 729,44 euros- y luego adjudicarle otro tipo de funciones, como la atención en caja y en los departamentos de carnicería o pescadería.

«Es tremendo», sentenció González, quien aseguró que «hay muchos chavales que están contratados como mozos cuando en realidad están despiezando la carne y para hacerlo hace falta una titulación específica que, luego, a nivel salarial no se les reconoce».

La causa «despierta simpatía»

La huelga convocada «despierta simpatía» entre los consumidores, a pesar de dificultar las compras en los días claves de las fiestas navideñas. Así lo aseguró ayer Dacio Alonso, de la Unión de Consumidores, que ya ha puesto en marcha una encuesta entre sus socios. «Los beneficios de los supermercados suben pero eso no se traslada a los trabajadores que no gozan de especial significación salarial», indicó Alonso. Asimismo, reclamó a la patronal que «sea sensible y reporte sus beneficios entre los trabajadores, porque en la mayoría de los casos no llegan ni siquiera al salario mínimo interprofesional».

También en el Ayuntamiento de Gixón encuentran simpatizantes, pues los grupos municipales elaborarán una declaración institucional de apoyo a la huelga de los trabajadores de supermercados.