El Principado garantiza una «negociación fuerte» para salvar la planta de Vesuvius

Trabajadores de Vesuvius queman ruedas al conocer el cierre de la planta de Langreo. / J. C. ROMÁN
Trabajadores de Vesuvius queman ruedas al conocer el cierre de la planta de Langreo. / J. C. ROMÁN

La plantilla asegura que el ERE es un «chantaje» y exigirá hoy a la empresa que lo retire para poder dialogar sobre el futuro de la factoría langreana

L. C. / A. F. / E. F.GIJÓN.

La plantilla de Vesuvius se reunirá hoy con los representantes de la empresa con el único objetivo de lograr la retirada del ERE de extinción anunciado el pasado jueves. Y contará con el apoyo del Principado y también del Gobierno central, según reiteró ayer Adrián Barbón, quien se comprometió a poner en marcha todos los condicionantes legales y las posibilidades de acción para revertir el cierre y garantizar el empleo. El presidente del Principado incidió en que el papel del Ejecutivo de España es fundamental para hacer frente a la multinacional de fabricación de refractarios y aseguró que habrá una «negociación fuerte, con potencia, como pasó con el caso de Alcoa» por medio de una «alianza» con la Administración central.

Por el momento, la multinacional ha justificado su decisión de cerrar las plantas de Langreo, con 111 trabajadores, y de Miranda de Ebro, con 17, en la crisis que vive la siderurgia en Europa y en el aumento de las importaciones en el viejo continente derivado de la guerra comercial desatada por Donald Trump. Algo que no convence a la plantilla, que califica el ERE de «chantaje» y exige a la empresa que lo retire para poder dialogar acerca del futuro de las dos fábricas. «Seguimos dando beneficios, somos rentables. Esto no tiene ningún sentido», insistió Juan Manuel Sánchez Baragaño, presidente del comité de empresa de la planta de Langreo, quien acusa a la multinacional de querer llevar a cabo una deslocalización hacia el Este. Concretamente, a la planta que tiene en la ciudad polaca de Skawina, donde se ha incrementado la capacidad productiva para absorber la carga de trabajo de Langreo y Miranda de Ebro. «Allí han realizado inversiones, la han dotado de más personal, de máquinas, han creado turnos...», explicó María Calvo, portavoz de la plantilla de la fábrica mirandesa.

La empresa está dispuesta a estudiar alternativas para minimizar el impacto laboral de los cierres, pero lo hará durante los 30 días que dure la negociación del ERE. Y así se lo trasladarán hoy los representantes de Vesuvius a los trabajadores en la reunión de por la mañana. Por la tarde, la misma delegación de la multinacional, encabezada por Francisco Lorenzo, director general de la compañía en Francia, se reunirá con la alcaldesa de Langreo, Carmen Arbesú, en el Ayuntamiento del municipio.

Vesuvius abre la puerta, además, a dialogar con el Principado y con el Gobierno de España, unos encuentros que el consejero de Industria, Empleo y Turismo, Enrique Fernández, confía iniciar esta misma semana. «Les vamos a trasladar nuestra voluntad de poner todos los medios posibles para mantener la producción y el empleo. Nuestro objetivo no será otro», incidió el consejero ayer. Aseguró que todo lo que está pasando, en lo que a la crisis industrial de la región se refiere, «requiere de una previsión y de una anticipación a través de un plan industrial que nos marque cuál es el camino y cuáles son los objetivos que queremos conseguir». Y entre ellos, volvió a enumerar, el coste de la energía, el impacto de la descarbonización en la industria, la guerra comercial, el 'Brexit' y la necesidad de controlar la entrada de productos que no respetan las normas ambientales ni laborales ni sociales. «Hay que ver cómo vamos a encajar todo esto en el proyecto europeo y para ello necesitamos una política industrial», remarcó el consejero.

El lunes, huelga y marcha

La plantilla quiere que la movilización convocada para el lunes sea masiva y para ello pide el apoyo de los asturianos, en general, y de los vecinos de la cuenca del Nalón, en particular. Al igual que advirtieron en su día los trabajadores de Alcoa, los de Vesuvius insisten en que «hoy somos nosotros, pero mañana será otra industria la que caiga».

La jornada de protesta inluirá una huelga de 24 horas y una marcha a pie desde la factoría de Riaño y hasta el Ayuntamiento de Langreo. El recorrido comenzará a las 10 horas y se estima que la plantilla llegará al Consistorio alrededor de las 12.

Más noticias