Éxitos y fracasos de los fichajes estrella

Julio Rodríguez no logra su asiento en el Congreso. /
Julio Rodríguez no logra su asiento en el Congreso.

Anunciados a bombo y platillo, muchos de los candidatos más mediáticos, reclutados a última hora, han logrado un escaño

BORJA ROBERTMadrid

Pese a que no existen pruebas de que fichar a personajes conocidos para las listas mejore las expectativas electorales más allá de rascar unos minutos adicionales en los medios, muchos partidos recurrieron a ellos para la cita de ayer con las urnas. Militares, políticos renegados de otras formaciones, jueces, intelectuales y famosos de segunda vincularon su nombre, prestigio y popularidad al éxito de su candidatura preferida. Muchos con auténtica ambición de formar parte del próximo poder legislativo y otros de forma testimonial; para echar una mano. Tan variados como sus motivos para sumarse a la contienda han sido sus resultados. Algunos se sentarán en el Congreso la próxima legislatura y otros volverán a sus quehaceres.

Podemos fue el partido que más fichajes estrella colocó en el Congreso. En parte, porque su ambición reclutadora superó con creces a la del resto de formaciones. A pesar de la organización asamblearia en los primeros meses de vida de la formación, varios candidatos se impusieron desde la cúpula y no desde las bases. Entre ellos, los magistrados Juan Pedro Yllanes y Victoria Rosell, extitular del tribunal encargado de juzgar a la infanta Cristina y la portavoz de Jueces para la Democracia, respectivamente. Ambos han logrado escaño, él por Baleares y ella por Las Palmas.

Pese a estar entre los más sonados, Julio Rodríguez, general retirado y ex JEMAD (Jefe del Estado Mayor de la Defensa) durante el último gobierno socialista, no logró su asiento en el Congreso. El militar, que se presentó como segundo de las listas de Podemos por la provincia de Zaragoza, se quedó a las puertas.

El único fichaje estrella de Ciudadanos, el exdiputado por UpyD Toni Cantó, conservará un lugar en el hemiciclo tras apostar por una integración entre su antigua formación y su nuevo destino, fracasar y acabar dejando la una por la otra. Su puesto en las listas, de número dos por Valencia, fue el último que lograron los naranjas en la provincia.

La excolega de Cantó, Irene Lozano, también abandonó la formación magenta. En su caso, para incorporarse a los socialistas. Tras una agria polémica en el PSOE por su fichaje, una decisión personal de Pedro Sánchez muy protestada por militantes de base y parte de la ejecutiva, Lozano concurrió en el cuarto puesto por Madrid y se aseguró una plaza en el Congreso. También la consiguieron otras dos incorporaciones de última hora. La juez Dolores Galovart, líder de la lista socialista en Pontevedra, así como la excomandante Zaida Cantera, que concurría como sexta por Madrid.

Frente a la deserción de Cantó y Lozano, UPyD pidió ayuda a dos intelectuales para impulsar sus listas al Senado en Madrid. Fernando Savater y Andrés Trapiello, filósofo y escritor, ambos amigos, lideraron su lista magenta al Senado en Madrid. Ambos se quedaron fuera.

Otros fichajes de Podemos corrieron mejor suerte. Tania Sánchez, exconcejal de Izquierda Unida y antigua líder del sector crítico de la coalición en Madrid, obtuvo su escaño dentro de la formación morada como número seis de Madrid. También Juan Antonio Delgado, exportavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles y número dos por Cádiz. Otros como Juan Pablo Wert, profesor de universidad, cabeza de lista por Ciudad Real y hermano del exministro de Educación, Cultura y Deportes, o Luis Carlos Rejón, dirigente de Izquierda Unida Andalucía hasta 2004, se quedaron a las puertas de obtener acta de diputado.

Los fichajes estrella aportan una visibilidad mediática que, probablemente, no logran otros actos electorales. Pero no siempre sirven para cosechar parlamentarios. A dar la campanada en el mercado de fichajes también se sumó la formación conservadora Vox, liderada por Santiago Abascal. Sus grandes éxitos de repercusión mediática los obtuvo cuando anunció que Carmen Lomana, icono de la jet set y habitual en las revistas del corazón, concurría en sus listas al Senado, y tras fichar a Salvador Monedero padre de Juan Carlos Monedero, ideólogo y fundador de Podemos, como último de su lista por Madrid al Congreso. Ni éste ni aquella representarán al pueblo en las cortes. Tampoco su líder.