Elecciones Generales 28A: Para votar, entren hasta la cocina

Jesús Bordás lleva una bandeja de pasteles con velas a Mayka Fernández, en Colombres. / NEL ACEBAL
Jesús Bordás lleva una bandeja de pasteles con velas a Mayka Fernández, en Colombres. / NEL ACEBAL

En Éndriga, Somiedo, la casa de la presidenta de mesa sirvió de colegio electoral | En Ribadedeva, la vocal Mayka Fernández cumplió los 43 años entre urnas y papeletas y le llevaron unos pasteles con velas

B. G. HIDALGO / L. RAMOS SOMIEDO/COLOMBRES.

Los votantes de Éndriga, un pequeño pueblo somedano, presumen de votar en casa. Al menos, en la vivienda de Estrella Vega, que este año, además, ha sido la presidenta de mesa. «Era la antigua escuela del pueblo y la vivienda está cedida durante este día para las elecciones como local electoral», explicó la propietaria del inmueble. Compró la casa en 1990 porque, según los cálculos de los vecinos, la entonces escuela dejó de serlo entre 1960 y 1970. Desde hace más de dos décadas, éste es el escenario electoral en Éndriga. La docena de votantes de este colegio, antes de pasar hasta la cocina, donde aguardaban las urnas colocadas sobre la mesa junto a la chimenea, encontraban en el pasillo, como parte del decorado, la cabina con todas las papeletas. Como marca la ley.

«Aquí sí se vive la democracia como una fiesta. Nos ponemos más guapos y ves gente que está empadronada, pero reside fuera», apuntó Vega. No faltaron ni las galletas ni el café. «No hay otro local. Y a Estrella nada le pagamos», bromeó el alcalde pedáneo, Gumersindo Cano, mientras apuraba una pasta artesana, cortesía de una de las vocales, Susana Álvarez.

Más información

El pueblo, afirman, no suele ser abstencionista. A las once de la mañana, de hecho, la mitad del censo ya había votado y otro vecino optó por hacerlo por correo. Los miembros de la mesa anunciaron que no votarían hasta el cierre.

En estos comicios, Feliciana Alonso ha sido vocal, pero reconoce que los roles de la mesa se intercambian entre todos y todos han hecho de todo a estas alturas. «No hay más gente para repartirse la mesa», afirmaba la vocal.

Otra de las anécdotas de la jornada se vivía prácticamente a la otra punta de la región, en la capital ribadedense, donde a una de sus vecinas, Mayka Fernández, le tocó pasar el día de su 43 cumpleaños entre urnas y papeletas. Para hacer más dulce una celebración atípica, concejales y vecinos del concejo quisieron sorprender a la cumpleañera con dos bandejas repletas de pasteles que se encargó de llevarle el alcalde, el socialista Jesús Bordás, y que iban coronadas con las pertinentes velas. Muy sorprendida y con una sonrisa de oreja a oreja, la agasajada, vocal en una de las mesas, no dudó en soplar para apagar las llamas, mientras los presentes en el colegio electoral de Colombres en ese momento se arrancaban a entonar el 'Cumpleaños feliz'.

«No me lo esperaba para nada, pero estoy muy agradecida, es un gesto bonito», señalaba Fernández, una vez superado el estupor inicial y repartidas las dulces viandas entre sus compañeros de sede electoral. «Es una forma diferente de celebrar mi cumpleaños y, por suerte, estoy rodeada de muy buena gente», indicó, revelando que, además, la de ayer fue su primera vez formando parte de una mesa electoral.

También se mostró sorprendida Dolores García, de La Franca, quien se encontró con la celebración cuando se disponía a ejercer su derecho al voto. «Llevo muchas elecciones encima y nunca había visto nada igual», reconocía. Se da la casualidad de que en el colegio estaba presente la hija de la homenajeada, Mayka Rodríguez, quien a sus 18 años votó ayer por primera vez. «Tenía clarísimo que iba a venir y también para quién iba a ir mi voto», aseveró, y recalcó la importancia de que los jóvenes como ella participen en los comicios. «Es fundamental, todos tenemos que votar», apostilló.