PP y Ciudadanos de Oviedo se emplazan para negociar un «gobierno estable»

Nacho Cuesta entrando, ayer, a la reunión con el resto de concejales de Ciudadanos electos. / PIÑA
Nacho Cuesta entrando, ayer, a la reunión con el resto de concejales de Ciudadanos electos. / PIÑA

El número dos del Partido Popular subraya que «el ganador de las elecciones es Alfredo Canteli»

GONZALO DÍAZ-RUBÍNJUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Es interesante seguir el baile. Alfredo Canteli, el candidato del PP a la Alcaldía de Oviedo, se arrancó celebrando lo que llama «unos resultados excepcionales», aunque son los más bajos obtenidos por el PP en unos comicios locales, y diciendo que no «hay prisa» para sentarse a negociar. Ignacio Cuesta dejó caer que podría negociar con el PSOE, que Ciudadanos ha más que duplicado su representación. Terció Wenceslao López para decir que el PSOE y Ciudadanos son las únicas candidaturas que crecen en apoyo, «lo que más quieren» los ovetenses y que sus programas se parecen. Ayer tocó empezar por el otro lado, por el que, de verdad, tiene la sartén por el mango. PP y Ciudadanos hicieron llamamientos muy similares a formar «un gobierno estable» en Oviedo para «afrontar los retos» de la ciudad.

El equipo de Alfredo Canteli se reunió por la mañana en la sede de los populares de Oviedo sin cámaras. A la salida, el número dos de la candidatura, Mario Arias, hizo un resumen del encuentro celebrado, según dijo, para «empezar a preparar las próximas semanas de cara a negociar la investidura de Alfredo Canteli».

Arias señaló que las urnas depararon el domingo unos números «muy positivos y excelentes» para el PP en Oviedo. Y extrajo dos conclusiones que, no por obvias, dejan de tener mensaje: Alfredo Canteli es «el ganador de las elecciones del domingo» y «la ciudadanía quiere un cambio en el Ayuntamiento». En este marco, «hay una opción que permite más estabilidad que es un acuerdo entre PP y Ciudadanos y esa línea vamos a trabajar». Es la primera oferta de un pacto político para todo el mandato que se pone sobre la mesa. No es poco.

El aludido, el cabeza de lista de Ciudadanos, Ignacio Cuesta, en un encuentro con los medios en la sede de su partido, previa a una reunión con sus concejales electos, apostó «por entrar en un gobierno estable» para Oviedo.

Equidistancia

Cuesta volvió a insistir en que su grupo, con cinco concejales, es «la llave» para el «gobierno estable» que necesita la ciudad para afrontar los grandes desafíos de los próximos años, pero no descartó presentar su candidatura a alcalde en el Pleno de investidura. «Es pronto para eso», dijo. Algo que puede generar inquietud en Manuel Pedregal -la calle donde se encuentra la sede del PP-, después del vuelco en la sesión plenaria de hace cuatro años que mandó a los populares a la oposición después de casi cinco lustros.

A corto plazo, el candidato de Ciudadanos señaló que su objetivo «es hablar con todos los grupos con los que se pueda formar un gobierno estable para cambiar esta ciudad», algo que, dado que la lista socialista la encabeza el alcalde en funciones, parece reducir la nómina a solo el PP. Pero no entregó los votos en la primera cita. Aseguró que espera contar con «autonomía» para poder emprender negociaciones a derecha, hacia el PP, e izquierda, hacia el PSOE.

El giro, aún imperceptible, de la dirección nacional de su partido, abriéndose a gobiernos con los socialistas y creando un comité nacional de pactos, con los cantos de sirena de Madrid de fondo, parecen dibujar ese margen. Cuesta insistió en que espera contar con un «grado de autonomía importante», porque aunque «somos leales a las estructuras del partido, cada municipio tiene sus particularidades».