De la Serna sitúa en 120 millones el coste del tercer carril de la 'Y' y ve interesante «estudiar» su uso para el autobús

De la Serna sitúa en 120 millones el coste del tercer carril de la 'Y' y ve interesante «estudiar» su uso para el autobús
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. / DANIEL MORA

El ministro considera «prioritaria» la ampliación de la capacidad del corredor que forman la A-66 y la A-8 entre las tres principales ciudades asturianas

RAMÓN MUÑIZ y MARCOS MOROGijón

El ministro quiso poner el acento en la ampliación de la 'Y' con un tercer carril por calzada en los tramos en los que se carece de él. «Quiero decir alto y claro que si hay una actuación prioritaria en materia viaria, es la de ampliar y mejorar la capacidad» del corredor que forman la A-66 y la A-8 entre las tres principales ciudades asturianas.

La pieza más avanzada es la del tramo Matalablima-Lugones, el más congestionado. El pasado mayo Fomento adjudicó la redacción del proyecto para una obra que calcula en 20,5 millones. «Estamos trabajando bien en ello», indicó. Si las consultoras madrileñas reclutadas para la misión cumplen los plazos, a mediados de este año entregarían todo el diseño. Las obras se proyectan para un tramo de 3,79 kilómetros, con una duración estimada en catorce meses.

La segunda fase se concentrará en Lloreda-Tamón y Serín-Lugones. «Son 24 kilómetros de autovía, más otros cuatro de conexiones y una inversión que puede rondar los cien millones», dijo ayer en Gijón. En total, unos 120 millones. El 13 de noviembre pasado su equipo aprobó la orden de estudio y, avanzó, «esperamos cerrar en las próximas semanas la licitación del anteproyecto».

«No me cabe duda de que si hay una actuación prioritaria para poner en marcha lo antes posible es precisamente esta», manifestó. Además de ensanchar las calzadas, ambos proyectos incluyen la remodelación de los carriles de acceso y salida de la 'Y'. Se trata de enlaces diseñados en 1967, que entonces cumplían con la normativa en vigor, pero con unos parámetros que no se ajustan a las instrucciones que rigen en esta materia desde 1999. Por motivos de seguridad, el ministerio lleva casi dos décadas procurando que los conductores encuentren carriles con más espacio para las incorporaciones y salidas, además de curvas menos pronunciadas.

De la Serna aprovechó una pregunta lanzada por parte de los asistentes al Fórum EL COMERCIO para reconocer que la ampliación podría llevar aparejada una innovación que privilegie el transporte público con carriles Bus-VAO. En su origen, estos espacios estaban reservados para uso de autobuses y de coches ocupados por dos o más personas. «Los criterios están cambiando muy rápidamente, la tecnología permite ya servicios dinámicos con los que se permite el uso de uno u otro carril en función del momento del día, la intensidad del tráfico, la climatología o un accidente», explicó. Tras un año de estudio, estos nuevos sistemas se aplicarán en una de las vías de acceso a Madrid. «Es una experiencia que nos va a permitir ver si se puede exportar a otras vías», expuso. Lo «prioritario» ahora en Asturias, contextualizó, es la ampliación del tercer carril, pero aplicar sistemas de Bus-VAO «es una opción que me parece interesante y al menos hay que estudiarla», indicó.

No lo llevaba en su discurso, pero al vislumbrar al alcalde de Peñamellera Baja, José Manuel Fernández Díaz, hizo un alto. «Lo veo en cada acto en Cantabria y en Asturias», bromeó. «La travesía de Panes la vamos a hacer, es un millón de euros» y cuenta con partida en el borrador presupuesto para 2017.

Más información

 

Fotos

Vídeos