https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Indignación por un polémico artículo que pone en duda la gastronomía asturiana

Plato de fabada asturiana. /MARIO ROJAS
Plato de fabada asturiana. / MARIO ROJAS

Bajo el título 'Patria querida de quién', el periodista Manuel de Lorenzo desarrolla los argumentos por los que considera que «la fabada asturiana no existe»

ELCOMERCIO.ES

Un polémico artículo publicado por el periodista gallego Manuel de Lorenzo está generando indignación entre los amantes de la gastronomía asturiana al poner en duda la autenticidad de uno de lo platos por excelencia de la región: la fabada. El extenso texto, que acaba acusando a los «bravucones» asturianos de apropiarse del Príncipe de la Corona española, de hurtar las gaitas y los gaiteros a Galicia o de hacer con el queso Cabrales una copia del queso picón de Caviedes, ha sido publicado en la revista Jot Down bajo el título 'Patria querida de quién'.

No obstante, para que no quepa ninguna duda sobre la línea que guiará el argumento del autor, este comienza su escrito haciendo una reflexión sobre los motivos de su muerte: «Jamás se encuentra entre ellos el empacho por fabada asturiana. Básicamente, porque la fabada asturiana no existe». Entre los argumentos de este autor se encuentra el uso del ingrediente principal que da nombre al plato: «Se hace fuerte en los mentideros asturianos una teoría sin fundamento que sostiene que este plato ya se preparaba en Asturias mucho antes de que el Nuevo Mundo regalase a Europa las imprescindibles alubias, y que su ingrediente principal eran las raquíticas habas (en latín, faba) (...) y de las que el potaje en cuestión tomaba su nombre. De ser esto cierto —que no lo es—, significaría que estas impías gentes del norte repudiaron inmisericordes la humilde haba mediterránea, la base misma de su amadísima receta, y la sustituyeron sin miramientos por la lustrosa phaseolus vulgaris sin modificar ni una sola letra del nombre del plato… Qué vergüenza».

Apoya su argumento además en la consideración del autor de que hay pocas evidencias sobre la costumbre histórica de cocinar este plato en Asturias. «Nada se narra en La Regenta, a pesar del esfuerzo de Clarín por retratar los hábitos gastronómicos de Asturias. Ni un solo texto anterior a 1884 —la primera reseña, en el diario gijonés EL COMERCIO, data de ese año— hace referencia alguna a la fabada», asegura De Lorenzo antes de apoyarse en el cassoulet francés como origen de la receta asturiana y recurrir incluso a la Wikipedia para hablar de ello.

Más información

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos