Patricia Conde se siente «apedreada»

Patricia Conde tiene problemas con el fisco. / E. C.
Patricia Conde tiene problemas con el fisco. / E. C.

Patricia Conde debe 1,8 millones de euros a Hacienda. O al menos, figura en la lista de morosos a los que el fisco reclama pagos atrasados por más de un millón

ARANTXA FURUNDARENA

Como dijo aquél tras firmar su primera hipoteca (en pesetas): «Debo de ser millonario porque debo millones». Patricia Conde debe 1,8 millones de euros a Hacienda. O al menos, figura en la lista de morosos a los que el fisco reclama pagos atrasados por más de un millón. Y sí, ella es millonaria. Según sus propias palabras, su empresa de ropa y complementos «factura 15 millones al año». Sin embargo, es evidente que el dinero (y menos Hacienda) no da la felicidad... La presentadora está que se sube por las paredes. Se siente injustamente acusada e irresponsablemente tratada por la prensa que ha difundido la noticia sin contrastarla con su versión.

Lejos de esconderse, Conde ha plantado cara a sus acusadores con un comunicado en su Instagram que es todo un manifiesto. El escrito lo ha ilustrado con una insinuante foto en la que posa escultural (fue Miss Palencia) en ropa interior bajo una escueta chaqueta blanca... La imagen, que podría interpretarse como 'Hacienda me ha dejado en culottes', es tan explosiva y retadora como el texto que la acompaña: «Nunca me gustaron aquellos que ven cómo están apedreando a alguien y se unen a tal masacre sin preguntar. Quizá porque la desinformación y la ignorancia nos transforma en salvajes», dispara. Luego critica a los que no distinguen «entre un defraudador y alguien que se defiende del abuso de Hacienda». Precisa que el fisco pierde más de la mitad de las causas en los tribunales y proclama su inocencia. «A mí todavía no me ha juzgado nadie. Afortunadamente, me gano muy bien la vida y jamás he dejado ni un céntimo de euro sin declarar».

La razón de figurar en una lista que no es precisamente la de Schindler la justifica por una disparidad de criterios «que se remonta a hace más de diez años. La sentencia -aclara- a día de hoy todavía no ha llegado, mientras los intereses suben de manera abusiva». La particular carta de Patricia a los «adefesios» que han osado acusarla concluye en tono irónico y amargo: «He agotado mi paciencia frente a los que sólo buscan escándalos desde el más desgarrador sensacionalismo usando mi nombre. Me seguiré defendiendo de todos los medios de comunicación a los que parece no gustarles que las mujeres ganemos, en cualquiera de los sentidos que le quieran dar. Todo está en manos de mis abogados, así que... Ahora, si me disculpan, tengo mucho trabajo»

 

Fotos

Vídeos