Agrupación Artística Gijonesa, 65 luminosos años y un cortocircuito

Gala de la Agrupación Arttística Gijonesa, en agosto del pasado año./PALOMA UCHA
Gala de la Agrupación Arttística Gijonesa, en agosto del pasado año. / PALOMA UCHA

Los críticos alertan de la bancarrota de la entidad donde se dio a conocer Luz Casal y reclaman elecciones. La directiva defiende su gestión

JOSÉ LUIS RUIZ

Esta semana saltaba la noticia de que algo estaba haciendo temblar los cimientos de la Agrupación Artística Gijonesa. La mitad de la junta directiva presentaba su dimisión y acusaba a la presidencia de negarles la entrada para ensayar y de intentar aprobar unos estatutos «que quieren limitar la acción de los socios», aseguraba José María Oliva, uno de los directivos dimitidos y cabeza visible la corriente crítica.

El presidente, José María Toyos, emitió un comunicado en el que informaba de que la dimisión se produjo tras intentar incorporar a varios socios «sin seguir el procedimiento» y no por un desacuerdo con unos estatutos «cuando hace apenas un mes aprobaron su reforma que ahora tanto critican como integrantes de la junta».

Unos nubarrones que oscurecen el futuro de una entidad con una historia que se remonta 65 años atrás, cuando un 14 de agosto de 1954 un grupo de gijoneses presidido por Arturo Muñiz fundaba la Peña Artística Gijonesa en el bar Casa El Rubio de la antigua carretera de Villaviciosa. En su primera sede, sita en la calle la Playa, dio sus primeros pasos artísticos una Luz Casal que venía de Avilés en 'el carreño' y que todavía este pasado verano, en un concierto en Poniente, recordaba y agradecía sus primeros 'bolos' en Gijón «con enorme cariño».

Cambiaron la Peña por Agrupación en su nomenclatura, se mudaron de sede, muchas veces. Tras La Playa, pasaron a la calle Santa Doradía, que se quedó pequeña en 1977 cuando contaban con 137 socios. Se instalaron en El Llano, en el número 77 de Juan Alvargonzález. Y de ahí llegaron en 1985 al local que ahora tienen en Severo Ochoa. Un local este último que se pudo comprar gracias al aval que puso el propio presidente, José María Toyos, quien ya ocupaba el cargo desde hacía cuatro años.

Otros muchos artistas después reconocidos han pasado por la agrupación, como 'la pequeña Mary Cruz Toyos', que tiempo después junto a Gonzalo Anatole fuera tan popular en programas de Televisión Española como 'Gente Joven'. También Jesús Miguel, José Manuel Iglesias, el tenor Alejandro Roi Victorero, Carlos Blanco, Mari Sol López o Ceferino Otero.

El pasado mes de julio de 2018 celebraban los 64 años, sumaban 87 socios y se felicitaban de la «excelente» dirección artística que desde febrero llevaba José María Oliva. «Decidí dar un vuelco a todo porque no llenábamos como antes y cambiar el salón, la cafetería, pusimos luces nuevas y el resultado fueron seis o siete festivales con lleno absoluto», decía entonces. «El escenario no era ni la sombra de lo que es ahora y en el salón ya ni cabemos», bromeaba Toyos.

Cambio de tornas

Un ambiente bien distinto del que viven ahora estos dos protagonistas de una agrupación que actualmente cuenta con 79 socios. El desencuentro entre ellos ha llevado a los artistas a posicionarse entre dos bandos, a concentrarse frente a la sede para pedir elecciones y a la mitad de su junta directiva a presentar su dimisión.

Ahora los directivos que aún continúan en el cargo han suspendido cautelarmente de su condición de socios a José María Oliva, Conchi Iglesias y Asunción Oliva, por lo que, según el comunicado del presidente, «a partir de hoy (por el 8 de febrero) tienen vedada la entrada al recinto social». Además, «a la vista de que no cejan en su empeño de desprestigiar la asociación se les va a abrir un expediente disciplinario que puede finalizar con su expulsión como socios», concluye.