La avalancha por la renta social obliga a reforzar hoy los centros municipales

Solicitantes de la renta social esperan su turno en Centro Municipal de El Llano. / ARNALDO GARCÍAGráfico
Solicitantes de la renta social esperan su turno en Centro Municipal de El Llano. / ARNALDO GARCÍA

Cuatro días después de la apertura del plazo para optar a la ayuda, el ritmo de solicitantes se mantiene por encima de convocatorias anteriores

IVÁN VILLAR GIJÓN.

Personal de la Fundación Municipal de Servicios Sociales realizará hoy labores de apoyo en los centros municipales integrados ante la afluencia de solicitantes de la renta social municipal, que sigue siendo alta. La concejala de Bienestar Social, Eva Illán, señaló ayer que a lo largo de la semana ya ha habido personal de refuerzo de la fundación en diferentes oficinas de atención al ciudadano, y aseguró que hoy serán tres personas las que colaboren «en lo que sea preciso» con el personal que trabaja habitualmente en los tres centros que abren los sábados para la realización de este tipo de trámites -Antigua Pescadería, Ateneo de La Calzada y Pumarín Gijón Sur-. Fuentes sindicales, no obstante, decían «no tener claro que vaya a haber ese refuerzo», pues según la información recibida únicamente habría una persona de atención en cada centro, «como siempre». Y añadieron que hasta el momento el único refuerzo, que según la presidenta de la Fundación Municipal de Servicios Sociales llegó a alcanzar las cinco personas en algún momento de la semana, fue «una chica que escaneaba solicitudes en la Antigua Pescadería».

«Inmensas colas»

Por otra parte, el portavoz de Xixón Sí Puede, Mario Suárez, volvió a lamentar ayer «las inmensas colas que se están generando para ser el primero en pedir la ayuda, solo porque se le adjudicará a quienes antes lleguen y con la reducción del presupuesto difícilmente se van a superar los 400 beneficiarios». Recordó que la renta social «es imprescindible para permitir a los más desfavorecidos una mínima subsistencia», y consideró que para garantizar que se puedan cubrir todas las necesidades «es imprescindible una dotación de al menos cinco millones de euros». Añadió que «de ninguna manera el método de adjudicación puede ser el orden de registro de la solicitud» e insistió en que «debe incorporarse entre los posibles beneficiarios a las personas con cero ingresos o que no lleguen al mínimo».

Para poder acceder a esta ayuda, las bases imponen unos ingresos mínimos mensuales de entre 442 y 682 euros -según el número de integrantes del hogar-, al entender que por debajo de esa cantidad podrían optar a otras prestaciones. El máximo de ingresos permitido, según el tamaño de familia y si hay o no menores, oscila entre los 665 y los 1.125 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos