El Grupo Nalón pide licencia para abrir en el Arango su Burger King «estrella»

Tres personas conversan delante de la fachada principal del antiguo Teatro Arango. / JORGE PETEIRO
Tres personas conversan delante de la fachada principal del antiguo Teatro Arango. / JORGE PETEIRO

El principal franquiciado de la cadena de comida rápida en Asturias tiene también en proyecto un Auto King en una parcela de Anselmo Solar

M. MORO GIJÓN.

El proyecto para convertir el antiguo Teatro Arango en un Burger King ya está en marcha. El Grupo Nalón, el principal franquiciado de esta famosa cadena de hamburgueserías en Asturias, ya ha solicitado al Ayuntamiento de Gijón la licencia para adecuar el viejo coliseo al uso hostelero y de restauración que se pretende. Los inversores que darán este giro al Arango quieren que se convierta en el «buque insignia», «la estrella» de los restaurantes que en este momento explota en la ciudad (todos a excepción del de la plaza de Italia). Además garantizan que serán «sumamente respetuosos» con todos los valores patrimoniales del edificio.

En principio la idea de los promotores del proyecto es ocupar la planta baja de 600 metros cuadrados y dejar libre el altillo para oficinas. La tramitación del expediente urbanístico, en cualquier caso, no se antoja rápida. Por tratarse de un local tan emblemático -fue el último gran cine histórico gijonés en cerrar sus puertas, en 1999- todo lo que se plantee hacer en su fachada e interior debe pasar por el cedazo de la comisión del catálogo del Ayuntamiento y por Patrimonio del Principado. Por ese motivo pueden pasar aún varios meses antes de que los gijoneses vean el edificio en obras.

El Teatro Arango tiene protección parcial en la actualización del catálogo urbanístico de 2010. Su uso principal es terciario y su interior fue totalmente modificado en 2006 cuando Corporación Dermoestética abrió su clínica, para la que se gastó cerca de dos millones de euros y que acabaría cerrando a principios de 2015.

En abril de ese mismo año trascendió el interés de Forum Sport, la firma vasca de venta de material deportivo, por adecuar el espacio en planta del coliseo y el anfiteatro a su modelo de tienda urbana, conservando todos los elementos que en su momento Patrimonio del Principado obligó a preservar a Corporación Dermoestética. Su idea además era crear veinte nuevos empleos con la apertura de este centro comercial deportivo. Al final el proyecto de Forum no llegó a cuajar por el importante rechazo que generó entre comercios locales y colectivos de autónomos y por la falta de espacio en planta baja para esa concreta implantación que se pretendía. Forum ha acabado desarrollando proyectos en el centro (Dooers, en el antiguo local de Navarro Óptico de Corrida) y en la avenida de El Llano (antiguo local de Intersport), donde al final abrirá su tienda urbana.

Más recientemente también se sumó a la puja por las instalaciones del Arango la cadena madrileña de gimnasios Altafit, que planteó a la propiedad poner en marcha un centro de su marca premium, Myst Gym Club, e integrar los elementos principales del coliseo en su proyecto. Finalmente Altafit, que ya tiene un gimnasio en la ciudad en El Natahoyo, se decantó por abrir su segundo establecimiento 'low cost' en el Centro Comercial San Agustín que se inaugurará en octubre o noviembre.

Comunidad de bienes

El céntrico teatro era propiedad originariamente de una comunidad de bienes entre cuyos socios estaban las familias Cuesta y Arango. Los primeros están vinculados al mundo de la construcción y los segundos al espectáculo como responsables del antiguo circuito Arango. El empresario leonés Roberto Ferrero y su hijo César entraron en la comunidad de herederos con una participación del 5% y acabaron con el tiempo haciéndose con más de la mitad de la propiedad que da capacidad decisoria. Ellos fueron quienes, en última instancia, cerraron el acuerdo de arrendamiento a largo plazo con el Grupo Nalón para que a la vuelta de unos meses en la calle la Merced se sirvan hamburguesas de Burger King.

El del Arango no es el único proyecto que impulsa en este momento en Gijón el franquiciado principal de BK. Grupo Nalón también ha iniciado los trámites urbanísticos para abrir un Auto King (restaurante con servicio para coches) en una parcela de Anselmo Solar próxima a la gasolinera de Viesques y a la plaza de toros de El Bibio. Con las nuevas aperturas gijonesas este grupo explotador de franquicias pasará a controlar doce hamburgueserías en toda Asturias.

Sin salirse de los restaurantes de comida rápida, el departamento de expansión de Kentucky Fried Chicken (KFC) aspira a abrir un segundo restaurante en la ciudad en los bajos de El Molinón que siga los pasos del AutoKFC que está en ejecución en el aparcamiento del Carrefour de La Calzada. El problema es que Santagadea, que gestiona estos espacios, asegura que no quedan locales disponibles.

 

Fotos

Vídeos