La familia de Diego García organiza hoy una nueva batida en Gijón

Familiares y voluntarios se reunieron en La Providencia por la mañana para buscar algún rastro de Diego García. A la derecha, el hombre desaparecido. / DAMIÁN ARIENZA

Buscará pistas del vecino de Nuevo Gijón de 38 años desaparecido desde el miércoles en la zona comprendida entre la Feria y el campus

SENÉN MORÁNGIJÓN.

Sigue la búsqueda de Diego García Peláez. Los familiares no pierden la esperanza de encontrarle con vida y preparan una nueva batida para tratar de hallar alguna pista que les lleve hasta él. Su hermana, Gema García, aseguró que hoy realizarán una búsqueda que comenzarán en la entrada del recinto ferial Luis Adaro, lugar en el que fue visto por última vez realizando un cursillo de primeros auxilios el miércoles. La batida empezará sobre las once de la mañana e irá hasta el campus universitario. Familiares, amigos y voluntarios revisarán palmo a palmo la zona para intentar dar con su paradero.

Será la segunda batida que organizan, después de la que llevaron a cabo el pasado sábado en la zona La Providencia, en la que participaron en torno a una veintena de personas. Pese a la intensa búsqueda, no encontraron nada.

La Policía Nacional también trabaja en el caso desde que tuvo conocimiento de la desaparición del hombre, de 38 años y vecino de Nuevo Gijón. No obstante, con estas búsquedas intesivas, la familia trata de sumar esfuerzos para poder peinar así el máximo de zonas posibles de Gijón. Al menos aquellas por las que el joven fue visto la semana pasada.

Más información

Son varios los mensajes que han recibido sus familiares en los últimos días. La mayoría de conocidos que sitúan a Diego García en distintos lugares, como por ejemplo cruzando el puente del Polígono. Es en esos sitios donde están centrando sus esfuerzos para tratar de conseguir alguna pista que permita dar con su paradero.

El gijonés salió del domicilio familiar el miércoles «como cualquier otro día». Llevaba la cartera y las llaves. El móvil no porque, como explicó su hermana, lo tenía estropeado. Sus allegados sostienen que es una persona «muy agradable, que no tenía ningún problema con nadie».

Se da la circunstancia de que justo un día antes de su desaparición, Diego García había terminado un curso en la Fundación Laboral de la Construcción. Lo que ahora sabe la familia, ya que así se lo trasladaron algunos de sus compañeros de formación, es que «en los últimos días se había sentido mareado y cansado», contó ayer su hermana, Gema García.

Los familiares de Diego García están realizando una campaña en redes sociales en la que informan de las batidas que van a realizar y dejan todos los avisos. Además, han colgado carteles con la foto del joven por varias zonas de Gijón. En este sentido, agradecen que cualquier tipo de información o pista que se tenga sobre el paradero de Diego sea puesto en conocimiento de la Policía Nacional.