«Ya no sabemos dónde buscar, no hemos encontrado nada de nada»

Familiares y voluntarios se reunieron en La Providencia por la mañana para buscar algún rastro de Diego García. A la derecha, el hombre desaparecido. / DAMIÁN ARIENZA

Familiares y voluntarios concluyen sin éxito la batida por la Providencia para encontrar a Diego García. Algunos testigos lo sitúan cerca de su barrio

SENÉN MORÁNGIJÓN.

Sigue la búsqueda del vecino de Nuevo Gijón desaparecido desde el pasado miércoles. Ayer, familiares de Diego García Peláez, de 38 años, y varios voluntarios, en torno a una veintena de personas, se dieron cita a las diez de la mañana en el parque infantil de La Providencia para, desde allí, iniciar una batida para buscar alguna pista sobre el paradero del joven, ya que algunos testigos aseguran haberlo visto en esta zona. Los allí presentes se dividieron en varios grupos para tratar de ser lo más precisos posible a la hora de encontrar algún indicio que pudiera llevarles hasta él, pero después de varias horas de trabajo, no hubo suerte. «Ya no sabemos dónde buscar, no hemos encontrado nada de nada. Fuimos a La Providencia y a la Campa Torres. Lo dejamos ya en manos de la Policía», lamentaba ayer su hermana, Gema García. Precisamente un helicóptero de la Policía Nacional se sumó al operativo y ayer por la tarde rastreó la costa gijonesa en busca del joven. También sin éxito.

Varios son los mensajes que ha recibido la familia en estos días asegurando haber visto a Diego García en algún punto de la ciudad. La mayoría, de «amigos suyos» y que están permitiendo conocer cuáles pudieron ser sus pasos el día de su desaparición. Así, en uno de esos mensajes se asegura que el miércoles «lo vieron cruzando el puente del Polígono» sobre las diez y media u once de la mañana. Ese mismo día, se le sitúa «en el cursillo de primeros auxilios de la Feria de Muestras en torno a las doce y media de la mañana», explicó su hermana que, dentro de la inquietud, no pierde la esperanza de que esta desaparición tenga un final feliz.

Diego García Peláez desapareció el miércoles, tras salir de su casa por la mañana «como un día cualquiera». «No sabemos qué ha podido pasar», reconocía ayer su hermana tras insistir en que el joven mantenía una «buena relación» con sus más allegados, por lo que descartan que esta sea la causa de la desaparición. «En casa nos llevamos bien, hay buen ambiente», señaló Gema García.

Uno de los problemas para intentar localizar al joven es que «marchó sin teléfono», ya que lo tenía estropeado. Por eso «no hay ninguna manera de que podamos encontrarle». Sí se llevó la cartera y las llaves.

El caso está en manos de la Policía Nacional, que intentará dar con el paradero, por ahora desconocido, de este joven de 38 años. Sus allegados ruegan que si alguien le ve se ponga en contacto con las fuerzas de seguridad.

Más información