Unas fiestas que saben «de miedo»

Bateao. Decenas de vecinos dieron la bienvenida a las fiestas con sidra y una gran corderada. / JORGE PETEIRO
Bateao. Decenas de vecinos dieron la bienvenida a las fiestas con sidra y una gran corderada. / JORGE PETEIRO

La Providencia, Deva y Roces apostaron por la gastronomía y los juegos tradicionales | Bateao se sumó a las fiestas patronales del concejo con una gran corderada que movilizó a más de 200 personas

GUILLERMO TELLADO GIJÓN.

A pesar del buen tiempo que reinó ayer durante todo el día, numerosos vecinos de La Providencia, Roces, Deva y Bateao prefirieron renunciar a la jornada de playa para acercarse al prau de las fiestas de sus respectivos barrios y parroquias. El resultado, una de las jornadas más veraniegas del año con el cordero, el pulpo y los postres como protagonistas. Tampoco faltaron los juegos tradicionales y los campeonatos, que dieron paso a una noche donde la música puso el punto 'folixero'.

«Aunque somos pocos, nos lo pasamos de miedo», reconoció Manuel Louzao, presidente de la asociación de vecinos de La Providencia. Allí el plato fuerte fueron los dos campeonatos de juegos tradicionales. El primero, la quinta edición del trofeo San Lorenzo de tiro con gomeru, en el que participaron más de treinta personas y del que salió victorioso Salvador López. «Los hay que son más habituales, pero también hay gente menos experta que se anima a competir con los profesionales», explicó Louzao.

El otro torneo fue el de llave, dedicado al fallecido Gonzalo Rubiera, que se celebraba por primera vez. Manuel Martínez resultó vencedor entre más de treinta participantes. Los niños también pudieron disfrutar de la actuación del payaso Tato y la presencia especial de Fofito. Todo ello, «para divertir a los más pequeños», algo que quedó fuera de toda duda. La jornada se cerró con la tradicional cena campestre en la barraca de la fiesta, donde se reunieron más de 200 personas que pudieron disfrutar de las raciones de cordero, tortilla y empanada que sirvió la prestigiosa pulpería Archi de Lugo.

En Roces, las fiestas estuvieron dedicadas a los más pequeños. La gran prueba de la tarde fue el cross infantil, en el que participaron más de 50 niños. «Aquí no hay ganadores ni perdedores», reconoció Elena Medina, representante de la comisión de festejos de Roces. Por eso todos recibieron unos dulces como premio a su esfuerzo. Tras la animada tarde infantil llegó el turno de la verbena amenizada por la orquesta Fábula.

En Bateao abrieron sus festejos por la noche con una gran corderada a la estaca. «Seremos unas doscientas personas», calculó Carmen Coro, representante de la comisión de festejos de Santa Juliana. El programa del primer día terminó con la actuación de la orquesta Costa Norte y el concurso de tiru a cuerda masculino y femenino.

En Deva, la jornada tuvo un dulce arranque gracias al concurso de tartas caseras, que contó con «ocho verdaderos manjares». Como solo pudo ganar uno, Lucía Rodríguez se alzó con la victoria tras una larga deliberación del jurado. A esto le siguió otra imperdible cita en honor a San Salvador: la gran pulpada a cargo de Antonio García. Casi cien kilos que «volaron al poco tiempo» de ser servidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos