Hallan en el barrio gijonés de El Muselín a una mujer que permaneció dos días en un matorral

Barrio de El Muselín, en el que fue localizada la señora en un matorral después de pasar dos días desorientada. / D. MORA
Barrio de El Muselín, en el que fue localizada la señora en un matorral después de pasar dos días desorientada. / D. MORA

Estaba consciente, pero desorientada y con magulladuras. Sus allegados habían denunciado el martes su desaparición

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

Fue una búsqueda desesperada con final feliz, pese a las circunstancias que rodearon el caso. Una mujer de 71 años fue encontrada el jueves al mediodía en El Muselín después de dos días desaparecida. Se había caído en un matorral y no podía levantarse. Los investigadores estimaron que podría haber permanecido en el mismo lugar los dos días que llevaba ausente de su domicilio de la calle Manuel R. Álvarez, en La Calzada.

Cuando fue localizada por un vecino de Jove estaba consciente y presentaba magulladuras y contusiones leves. Los técnicos del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) se personaron en el lugar y tras practicarle las primeras atenciones, la trasladaron al Hospital de Jove, ubicado muy próximo a donde fue encontrada.

Sus allegados habían interpuesto una denuncia por desaparición el martes en la Comisaría de la Policía Nacional. Desde entonces, se había puesto en marcha un dispositivo de búsqueda centrado en la parroquia de Jove, donde se le había perdido la pista. El hecho de que se encontrase oculta entre la maleza complicó el rastreo. Se da la circunstancia de que su localización se produjo prácticamente al mismo tiempo que un testigo hallaba en el acantilado de la Colina del Cuervo el cuerpo sin vida de Diego García, el vecino de Nuevo Gijón al que se buscaba desde hacía una semana.

Incapaz de levantarse

El hombre que la encontró estaba dando un paseo por la zona de El Muselín cuando vio algo que levantó sus sospechas. Al acercarse comprobó que se trataba de una mujer y que aparentemente no podía levantarse. Estaba descalzada y parecía aturdida. El ciudadano dio la voz de alarma y rápidamente se personó en el lugar la Policía.

Hace diez años la misma zona fue escenario de un suceso prácticamente idéntico. En aquella ocasión el protagonista fue un hombre de 68 años que llevaba dos días desaparecido cuando un familiar que participaba en las labores de búsqueda lo encontró caído en un zarzal en la carretera de la Campa Torres. También en esa ocasión, determinaron que llevaba unas 48 horas sin poder levantarse del lugar.

Otras desapariciones por el misma entorno tuvieron un desenlace trágico, como la de un vecino de La Calzada cuyo cadáver fue encontrado a diez metros de la carretera de la subida a la Campa Torres por unos operarios que realizaban labores de mantenimiento y descubrieron el cuerpo en avanzado estado de descomposición. Estaba oculto entre la maleza y no era visible desde la carretera principal. Sus allegados habían denunciado la desaparición cinco meses antes.