«En el jurásico, Asturias estaba pegada a Norteamérica»

Laura Piñuela habló de dinosaurios en El Patio de la Favorita. / UCHA
Laura Piñuela habló de dinosaurios en El Patio de la Favorita. / UCHA

La geóloga e investigadora del MUJA Laura Piñuela disertó en El Patio de La Favorita sobre cómo era la región en época de dinosaurios | Destacó el potencial regional en yacimientos de fósiles de este período durante su charla encuadrada en la iniciativa Pint of Science

P. SUÁREZ GIJÓN.

Una Asturias prácticamente pegada a Norteamérica, con salida al mar en orientación noroeste y sureste y sin acantilados. Así era el territorio que hace 190 millones de años colonizaron los dinosaurios del jurásico. «El territorio tenía mucha vegetación, pero la hierba todavía no había aparecido. La costa era también muy distinta, baja y fangosa», explicó ayer Laura Piñuela, geóloga del Museo Jurásico de Asturias (MUJA), y encargada de abrir las jornadas de Pint of Science, una iniciativa de alcance global que llevará hasta el miércoles la ciencia a los bares.

Piñuela disertó ayer en el Patio de La Favorita sobre un periodo que abarca unos 56 millones de años y en el que los dinosaurios eran «los reyes absolutos» del territorio. «Todo lo que sabemos de esta época es gracias a la información que nos proporcionan las rocas y que, aunque parezca lo contrario, es muchísima», afirmó la geóloga, quien se felicitó por el hallazgo el pasado domingo de un paleoarrecife, «de lo mejor que hay en Europa», en la zona de Arnao. «Asturias tiene yacimientos espectaculares del período jurásico. Aquí, las rocas de este periodo se han conservado mejor», comentó previo a destacar la condición del MUJA como «el mejor museo jurásico de Europa» y uno de los mejores del mundo.

Desde que desaparecieron los dinosaurios hasta que aparecieron los primeros humanos, pasaron nada más y nada menos que 65 millones de años. Retrotrayéndose un poco más, se alcanzaría un período en el que lo que hoy conocemos como Tazones sería tierra de carnívoros y géneros como el estegosaurio. «Nadie reconocería entonces lo que hoy es Asturias», destacó Puñuela, quien insistió en el hecho de que todavía queda mucho trabajo por hacer a la hora de estudiar el periodo jurásico. «Queda muchísimo por descubrir. Es en época de lluvias cuando, al caer algunos acantilados, podemos acceder y analizar las rocas en busca de nuevos fósiles», explicó.

«La costa asturiana era baja y fangosa. No había acantilados», retrató Piñuela

El cáncer en el Savoy

Tras la conferencia de Piñuela, le llegó el turno a José Vicente López, con su charla 'Mejorando la coexistencia entre los grandes depredadores y el ser humano'. Al mismo tiempo, en el Savoy, la jornada constó de las conferencias 'La epigenética o cómo cambiar lo que está escrito', impartida por Raúl Fernández e 'Inmunidad y cáncer', de Carlos Álvarez.