El nuevo IBI de Gijón supondrá un incremento superior a los 100.000 euros para algunas empresas

Interior del Centro Comercial Los Fresnos, una de las grandes superficies que se vería afectada por el nuevo tipo de IBI. / DAMIÁN ARIENZA
Interior del Centro Comercial Los Fresnos, una de las grandes superficies que se vería afectada por el nuevo tipo de IBI. / DAMIÁN ARIENZA

En 2017 el PSOE planteó en sus enmiendas a las ordenanzas fiscales un tipo diferenciado inferior al que propone ahora, que acabó retirando de la mesa

IVÁN VILLARGIJÓN.

La concejala de Hacienda, Marina Pineda, cerró ayer con Foro su ronda de reuniones con la oposición para presentar la propuesta fiscal consensuada entre PSOE e IU para 2020 y que se someterá a la votación del Pleno en la segunda mitad de octubre. El partido que estuvo al frente del Ayuntamiento los últimos ocho años ya había calificado en la víspera de «confiscatoria» la política del nuevo equipo de gobierno, en base a las medidas que habían sido adelantadas el miércoles por Pineda. «Y la reunión no nos ha dejado más tranquilos, sino todo lo contrario», añadió ayer su portavoz, Jesús Martínez Salvador, una vez conocidas de primera mano las intenciones de los nuevos responsables de la política municipal.

El edil de Foro hizo hincapié en el anuncio de la puesta en marcha de un IBI diferenciado que gravará con un tipo impositivo más alto las propiedades con un valor catastral superior al millón de euros y que estén dedicadas a diversos usos empresariales (almacén, aparcamiento, ocio, hostelería, comercial y oficinas). «Con él se desincentiva la instalación de empresas en Gijón, yendo en contra de las políticas que hemos llevado a cabo desde el Parque Científico y Tecnológico y el Centro Municipal de Empresas para atraer inversión empresarial a la ciudad», apuntó en una línea similar a la manifestada esta semana por otros grupos como Ciudadanos, PP y Vox. Martínez Salvador destacó que el incremento propuesto, tal como se formula, afectaría «a empresas que necesitan inmuebles de gran tamaño para su actividad económica y para la creación de riqueza en la ciudad y que, por lo tanto, tienen muchos empleados».

Su grupo municipal ya ha pedido a la concejala de Hacienda que les facilite un listado detallado de las propiedades que tendrían que pagar ese tipo diferenciado del IBI (0,79%, frente al 0,45% que se seguirá aplicando de forma general al resto de bienes inmuebles) y qué coste tendrá la subida de este impuesto para cada uno de los contribuyentes afectados. Según sus cálculos, «en algún caso el incremento puede ser de más de 100.000 euros, y es algo que sin duda tendrá repercusión en el empleo. Una empresa sometida a una variación de esa cuantía tendrá que cuadrar su cuenta de resultados y tememos que lo haga reduciendo su personal, o incluso piense en abandonar el municipio», advirtió Martínez Salvador.

Informe municipal

Las estimaciones de Foro se basan en un informe elaborado por el Ayuntamiento hace dos años -mientras ellos gobernaban- para estimar el impacto que tendría la implantación de un IBI diferenciado o 'IBI para ricos' que ya entonces reclamaron PSOE, Xixón Sí Puede (Podemos) e IU a través de sus enmiendas al proyecto de ordenanzas fiscales para 2018. Fue la última vez que la Corporación municipal debatió sobre esta figura, ya que el año pasado Foro renunció a presentar un nuevo proyecto fiscal para 2019 y optó en su lugar por prorrogar los impuestos, tasas y precios del ejercicio anterior. Y aunque hace dos años toda la izquierda se mostraba partidaria de crear este tipo específico -para las mismas actividades y valores catastrales a los que hace referencia la propuesta actual- y sumaba mayoría para lograrlo a través de sus enmiendas, dos cuestiones lo impidieron.

Por un lado, mientras Podemos e IU defendían en una enmienda conjunta que el tipo aplicable a estos bienes fuera del 1,1%, el PSOE proponía en la suya fijarlo en el 0,59%. Por otro, los socialistas acabaron dando marcha atrás y retirando su petición de un IBI diferenciado después de que la entonces concejala de Hacienda, Ana Braña, presentara a los grupos los datos sobre qué propiedades se verían afectadas. «Los mayores perjudicados serían pequeños comerciantes y administraciones públicas, y ese no era nuestro objetivo, sino aumentar el gravamen a las grandes corporaciones», argumentó Marina Pineda, en ese momento edil de la oposición y ahora responsable de la economía municipal.

El listado presentado entonces, en el que se hablaba por ejemplo de incrementos de hasta 219.000 euros en el IBI de un centro comercial y de 61.000 en el de un hotel si se aplicaba el tipo del 1,1% propuesto por Xixón Sí Puede e IU, es el que sirve de base a Foro para cifrar en más de 100.000 euros la subida que podrían experimentar algunas propiedades si se les aplica el 0,79% en lugar del 0,45% general. El grupo municipal advierte además que «un cambio de interpretación» en la aplicación del impuesto hace que ahora se hable de 151 afectados, cuando en las estimaciones de 2017 no llegaban a la veintena.

Más información