El pacto de gobierno municipal no contempla los bautizos civiles

El pacto de gobierno municipal no contempla los bautizos civiles

El acuerdo entre PSOE e IU recoge la necesidad de consensuar la actividad institucional y los ritos religiosos

DANI BUSTOGIJÓN.

El preacuerdo para el pacto de gobierno que el PSOE e Izquierda Unida suscribieron el mes pasado incluye la redacción de un Reglamento de Laicidad Municipal, pero no abordará, al menos a corto plazo, la posibilidad de llevar a cabo los llamados 'bautismos' civiles. Por tanto, en el Consistorio gijonés no se celebrarán estas ceremonias de bienvenida a la comunidad, que si tienen lugar en otros consistorios, entre ellos, el de Avilés. La alcaldesa, Ana González, no contempla actualmente la posibilidad de redactar una normativa para oficiar ceremonias que emulen a los bautizos eclesiásticos. La regidora defendió esta semana la laicidad de Gijón, pero también matizó que esto «no significa que se vayan a celebrar actos civiles que imiten a los ritos religiosos».

El acuerdo entre ambos partidos sí recoge la necesidad de consensuar la actividad institucional y los ritos religiosos. En este punto, González es partidaria de mantener una separación entre «las creencias personales y la sociedad civil», e insistió en la importancia de «respetar al máximo» las celebraciones, ya sean civiles o religiosas.

El tema de los bautizos civiles llegó a ser objeto de debate en las reuniones que PSOE e IU mantuvieron para establecer los acuerdos y concretar el pacto de gobierno, pero al tratarse de un asunto en el que las posturas entre ambas formaciones se mantuvieron alejadas, tan solo se acordó la redacción del Reglamento de Laicidad. Todo ello a pesar de que un sector de IU aboga por instaurarlos para imitar un modelo que ya funciona en otros ayuntamientos de la región, como Mieres y Avilés.

El portavoz y concejal de IU, Aurelio Martín, evitó la confrontación con el partido socialista por el debate creado sobre los bautizos, a pesar de la insistencia de algunos miembros de su partido, y señaló que «este no será un elemento de polémica». En la misma línea que la alcaldesa, Martín apeló a no mezclar «la vida institucional con la eclesial».

Las familias que deseen celebrar estas ceremonias de bienvenida en Gijón tendrán que esperar, aunque cuentan con precedentes en Asturias. En Mieres, por ejemplo, los primeros 'bautizos' civiles se celebraron en noviembre de 2007, y en Avilés es posible desde 2005.