El fiscal recurre la sentencia contra Karadzic y pide cadena perpetua

El antiguo líder serbobosnio Radovan Karadzic./
El antiguo líder serbobosnio Radovan Karadzic.

El exlíder serbobosnio recurre su condena de 40 años de prisión ante el TPIY alegando que no recibió un "juicio justo"

EFEbruselas

El fiscal del Tribunal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), Serge Brammertz, ha recurrido este viernes la sentencia impuesta contra el antiguo líder serbobosnio Radovan Karadzic, condenado en marzo a 40 años de prisión por crímenes de guerra y lesa humanidad, y ha pedido cadena perpetua para éste.

En su recurso registrado ante la sala de apelación del alto tribunal de la ONU con sede en La Haya, Brammertz afirma sobre la condena impartida el 24 de marzo que los jueces "erraron" en el Derecho "al imponer otra sentencia que no fuera la cadena perpetua", tal y como había pedido la Fiscalía.

Sin embargo, por su parte Karadzic ha recurrido la condena por genocidio y crímenes contra la Humanidad denunciando que no fue sometido a un "juicio justo".

La corte internacional con sede en La Haya condenó en marzo a Karadzic a una pena de 40 años de prisión, tras considerarle culpable de diez de los once cargos que se le imputaban -entre ellos genocidio y crímenes contra la Humanidad- por atrocidades como la masacre de Srebrenica o el asedio de Sarajevo.

El abogado de Karadzic, Peter Robinson, ha presentado un documento en el que enumera medio centenar de argumentos en contra de la condena, cuestionada en primer lugar porque, según alega, "no recibió un juicio justo". En este sentido, asegura en el documento que "se violó la presunción de inocencia" y el tribunal actuó con "doble rasero".

"Conclusiones cuestionables"

Robinson argumenta que los jueces se basaron en "conclusiones cuestionables" y no en "pruebas sólidas" para condenar a Karadzic, símbolo de las atrocidades cometidas en los Balcanes durante la década de los noventa. El abogado recrimina, por ejemplo, la interceptación de conversaciones.

El recurso plantea la absolución de Karadzic o la repetición del juicio, si bien Robinson apunta también que su cliente se reserva el derecho a exponer cuestiones de fondo relativas a los hechos juzgados si los argumentos de forma no bastan para convencer al TPIY para que acepte la apelación.

El TPIY dio con el juicio a Karadzic un histórico paso en materia de rendición de cuentas, ya que el acusado fue el más alto cargo en rendir cuentas ante la corte más de dos décadas después del final de una guerra que acabó con la vida de unas 100.000 personas y dejó el país con unas divisiones étnicas que todavía perduran.