Un partido populista se hace con la mayoría en el Senado de los Países Bajos

Theo Hiddema, del partido Forum voor Democratie (Foro para la Democracia), durante los resultados de las elecciones del Consejo Provincial y las elecciones de la junta del agua, este miércoles en La Haya. /Efe
Theo Hiddema, del partido Forum voor Democratie (Foro para la Democracia), durante los resultados de las elecciones del Consejo Provincial y las elecciones de la junta del agua, este miércoles en La Haya. / Efe

El Foro para la Democracia de Thierry Baudet entra en la Cámara alta con 13 escaños, uno más que el gobernante VVD

N. AURRECOECHEA

El partido populista Forum voor Democratie (Foro para la Democracia), FvD, ganó el miércoles las elecciones provinciales de los Países Bajos y se convirtió en la primera fuerza política del Senado, donde no tenía representación hasta ahora aunque sí está presente en la Cámara baja. Con 13 escaños superó al partido en el Gobierno, VVD, que perdió un asiento y se quedó con 12, según el último recuento. Y también impedirá que se repita la coalición con la que el primer ministro, Mark Rutte, se aseguraba la aprobación de las leyes. El VVD, Llamada Democristiana (CDA), Demócratas 66, y Unión Cristiana ya no suman más que 31 escaños de los 75 del Senado.

Estas elecciones han sido consideradas como un referéndum sobre la política de Rutte, en el poder desde hace ocho años. El mandatario descartó ayer dimitir y apostó por buscar «mayorías sensatas» que le permitan aprobar las propuestas de ley. El político liberal no tiene la intención de buscar un nuevo pacto de Gobierno con otros senadores para garantizarse la mayoría en la Cámara alta, que tiene la última palabra sobre la legislación, y prefiere buscar acuerdos independientes para cada propuesta del Ejecutivo. «Pueden ser partidos que estén más a la izquierda o a la derecha de la coalición», propuso el primer ministro, quien restó importancia a la inestabilidad que provoca esta situación.

El gran triunfador de las elecciones, que se celebraron dos días después de un ataque en un tranvía en Utrecht en el que murieron tres personas, ha sido Thierry Baudet, líder del FvD y conocido por sus declaraciones sexistas, antimigratorias, eurófobas y antifeministas. Analistas políticos interpretan que la formación ultra obtuvo sobre todo votos que parecían destinados al Partido de la Libertad (PVV), antimusulmán y dirigido por el diputado de extrema derecha Geert Wilders, que pasó de 9 a 6 escaños.

Contra la «brujería climática»

FvD apuesta por cerrar las fronteras de Holanda a la inmigración, condena la multiculturalidad y la Unión Europea como «un ataque al Estado de la nación» y quiere convocar un referéndum para abandonar la Europa comunitaria. Baudet, de 36 años, tampoco comparte la agenda de políticas medioambientales del Ejecutivo, ya que no cree en las pruebas científicas que confirman el calentamiento global y asegura que se trata de «una brujería climática» para «justificar» el gasto público. A pesar de todo ello, muchos de sus votantes le consideran una versión «menos radical» que Wilders.

Baudet tendió la mano a los partidos de la coalición del Gobierno, pero a condición de que admitan que los holandeses «quieren menos inmigrantes» y del fin de «las tonterías climáticas». El líder de FvD aseguró «entender» que los Países bajos son tradicionalmente un «país de coaliciones» y dijo estar preparado para comprometerse con los demás grupos políticos, aunque eso sea como «añadir agua al vino».