Los atracadores amenazaron con dos armas a las empleadas de la Caja Rural

La sucursal bancaria de La Tenderina asaltada este viernes. / ÁLEX PIÑA
La sucursal bancaria de La Tenderina asaltada este viernes. / ÁLEX PIÑA

Los dos asaltantes, que continúan huidos, usaron un cuchillo y una pistola, probablemente simulada, durante el robo en La Tenderina

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Un cuchillo y una pistola, probablemente falsa, según explicaron fuentes de la Policía Nacional, fueron los objetos intimidatorios que utilizaron los dos individuos que este viernes atracaron la sucursal de Caja Rural ubicada en el número 117 de La Tenderina. La Policía Nacional continúa con el operativo para poder identificarlos, localizarlos y a ser posible detenerlos. No será fácil porque los dos asaltantes iban completamente cubiertos por lo que las cámaras de seguridad de la entidad bancaria, ya revisadas por los agentes que llevan el caso, no pudieron arrojar ningún dato concreto para poder identificarlos.

La Policía Nacional no descarta que incluso se encuentran fuera de territorio asturiano, aseguraron. Lo que no ha trascendido es la cuantía económica que los dos atracadores se llevaron tras el asalto, que se produjo a primera hora de la mañana del viernes, justo diez minutos antes del horario de apertura de la sucursal. Los ladrones accedieron a la entidad bancaria a las ocho y veinte de la mañana cogiendo completamente desprevenidas a las dos empleadas que se encontraban en su interior. Las intimidaron con un cuchillo y con una pistola, probablemente simulada. No emplearon violencia física contra las dos mujeres, pero lograron hacerse con el botín: el dinero de la caja, evitando esperar a la apertura de las cajas fuertes. Fue un golpe rápido. Después, huyeron en un coche.

El asalto del viernes trajo a la memoria la oleada de atracos que se produjeron hace varios meses en diferentes puntos del municipio, lo que llevó a asociaciones vecinales a pedir mayor presencia policial en los barrios, como fue el caso de Colloto. En esta localidad y en una sucursal de la misma entidad que la asaltada en Oviedo el viernes, dos individuos lograron un cuantioso botín, 80.000 euros, que se llevaron tras encañonar con un arma y atar con unas bridas a los trabajadores del banco. Los ladrones también lograron huir.