La empresa matriz arrastra pérdidas de 120 millones de euros en nueve años

J. C. A.

Al Ayuntamiento no le consta proyecto de la nueva propiedad para reflotar el pecio del 'Titanic' de Santiago Calatrava. Ayer el alcalde habló de icebergs: Las empresas que gestionan estos espacios «son multinacionales, empresas de capital riesgo en proceso de inversión y financiación, que es un proceso difícil». El regidor hizo, también, memoria. «El Partido Popular consideró que Oviedo iba a tener un rearme económico a través de los palacios de El Vasco y Calatrava y la realidad ha sido muy tozuda. Aquel proyecto ha sido un fiasco».

Y echó números. Un fiasco «para este Ayuntamiento que reclamó 90 millones de euros y no solo no hemos cobrado, sino que hubo que pagar 18 millones. Oviedo ha perdido 108 millones en aquel proyecto del PP». Un esfuerzo económico para un auditorio sin insonorizar, un centro comercial fallido y el traslado de las consejerías del Principado a las alas «financiado con fondos de los hombres y mujeres de Oviedo», concluyó el primer edil.

RRPSE Espacio Oviedo S. L., la empresa madre, arrastra unos resultados negativos acumulados de 120 millones de euros según el último ejercicio contable que pudo consultar este diario, el de 2016. Cerró ese año con un resultado de 8 millones de euros menos, tras alcanzar una cifra de negocio de apenas 2,3. Además, las ventas (el alquiler de los locales comerciales) se redujeron ese año un 11,3% y el anterior un 16,4%. Había un patrimonio neto negativo de 2,53 millones.Para cuadrar el balance, Espacio Oviedo recurrió a 63 millones de aportaciones de otros socios y a 54 de prima de emisión, que se contabiliza como reservas. Y para que no entre en causa legal de disolución, al tener un patrimonio neto negativo, tiene suscritos dos préstamos por de 6,1 millones de euros. Unos números que no invitan al optimismo.