Jorge Cue, un jugador de fútbol «agresivo», amante de la fiesta y fumador

Jorge Cue, el joven que ayer ingresó en prisión. /
Jorge Cue, el joven que ayer ingresó en prisión.

Vecinos y conocidos del encarcelado por el homicidio del profesor pixueto lo señalan como miembro de una «pandilla problemática»

C. P.OVIEDO.

Mientras Jorge Cue comparecía en la sede del Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo, un grupo de conocidos aguardaba en las inmediaciones de los juzgados. Querían conocer si finalmente este joven, futbolista y amante de la fiesta, ingresaba o no en prisión. «Flipamos muchísimo cuando nos enteramos que estaba detenido», explicó un compañero de estudios. Ambos cursaban un módulo de Actividades Físicas en el Medio Ambiente en Grado. No le sorprendió tanto a otro joven que compartió con Cue numerosos partidos de fútbol. «Era muy agresivo jugando, este año le expulsaron del campo varias veces y hace dos, en un partido en San Claudio, se enzarzó con un compañero de mi equipo», según explicó este joven, que prefirió mantenerse en el anonimato. «Después de los partidos se enfrentaba a la gente, les decía te espero fuera».

«Carne de cañón»

En Llanes, localidad natal de Jorge Cue, la frase más repetida es que «era carne de cañón», comentario que hicieron extensible al otro joven llanisco que finalmente quedó en libertad con cargos junto al tercer detenido, un ovetense, el pasado lunes por la Policía Nacional, este último vecino de Colloto.

Son muchos los vecinos que han presenciado cómo la Policía Local ha tenido que intervenir ante su conducta. Los relatos de peleas de una pandilla considerada «problemática» se suceden, así como episodios de actos vandálicos. Uno de ellos, según pudo saber este periódico, tuvo lugar durante la graduación del IES de Llanes el pasado año, celebrada en un conocido restaurante de Toró, donde se produjeron importantes desperfectos.

Más información

El joven en prisión provisional, desciende de una familia de ferroviarios y de antiguos hosteleros, con bar años atrás en la calle Pidal. De padres separados, pasaba gran parte del tiempo en Oviedo, donde reside y trabaja su madre. Debutó este año con el CD Llanes, tras pasar por los juveniles. Sus vecinos le recuerdan por «su tendencia a encararse» ante las llamadas de atención sobre su actitud en el campo de juego.

Asiduo a las fiestas, el único encarcelado por el homicidio de David Carragal, fumaba. Fotografías así lo demuestran. La familia de David Carragal aseguró que fue agredido después de que le pidieran tabaco y negarse, porque no tenía. El letrado de Cue, sin embargo, precisó que su defendido no fuma.