Doscientos bollos para la Cocina Económica

Sor Esperanza junto a un ayudante tras recibir los bollos. :: H. A./
Sor Esperanza junto a un ayudante tras recibir los bollos. :: H. A.

J. C. A.

Como también es tradición, la Cocina Económica se llenó de bollos desde primera hora de la mañana de ayer. La Sociedad Protectora de La Balesquida donó doscientos de los más de cuatro mil que encargó para celebrar el Martes de Campo. De esta forma, los más necesitados celebraron la jornada festiva tal y como manda la tradición. El gesto fue recibido con agradecimiento por Sor Esperanza y por los voluntarios que echan una mano para que la Cocina Económica funcione todos los días. Ellos se encargaron de repartirlos a la hora de la comida entre quienes se acercaron a la institución.

Sobre todo, porque el año pasado la Cocina Económica repartió 160.000 comidas, 15.000 más que en 2017, cuando ya alcanzaron la cifra entonces récord de 145.000 raciones. El incremento supuso que las Hermanas de la Caridad repartan, entre comidas y cenas, 450 platos al día.

Un indicador de que la crisis, pese a la mejoría de los indicadores macroeconómicos, no se ha ido, y menos, en las capas más desfavorecidas de la sociedad ovetense que dependen, día sí, día también, de la solidaridad para comer caliente.

Ayer, la obra de beneficencia y la fiesta se unieron para que en Oviedo nadie se quedara sin disfrutar del bollo preñao.