Rubén Rosón denuncia a responsables de la Fundación Gustavo Bueno por «proferir todo tipo de insultos y vejaciones»

Llegada de Rubén Rosón (centro) a la Fundación Gustavo Bueno./Álex Piña
Llegada de Rubén Rosón (centro) a la Fundación Gustavo Bueno. / Álex Piña

El concejal de Economía de Oviedo anuncia que la próxima semana volverá a la entidad acompañado por policías locales para tener garantía de que la visita se podrá realizar

ALBERTO ARCE

El concejal de Economía del Ayuntamiento de Oviedo, Rubén Rosón, ha presentado esta tarde una denuncia contra los miembros de la Fundación Gustavo Bueno que le impidieron visitar las instalaciones del palacete Pedro Miñor, sede de la fundación. Entre ellos se encuentran el secretario de la organización, Tomás García López; y el secretario del consejo asesor de la misma, José María Fernández. El edil acudió al edificio pasadas las doce y media del mediodía, pero su visita a se truncó ante la negativa de los representantes de la institución a que traspasase más allá del umbral de la biblioteca, donde tuvieron una tensa reunión.

Ante esta situación, el edil ya ha presentado una denuncia ante la Policía Nacional en la que asegura que cuando se presentó en el lugar acompañado por varios técnicos municipales, las personas que allí se encontraban, «todas ellas de edad más o menos avanzada», le impidieron visitar el inmueble y comenzaron a «ponerse nerviosas y a impacientarse a pesar de haberse anunciado en tiempo y forma oficiales».

El escrito asegura que estas personas «pasaron a continuación a proferir todo tipo de improperios, insultos y vejaciones» hacia Rosón y sus acompañantes. También narra cómo el munícipe trató de «apaciguar la situación con resultado negativo, ya que esas personas no dejaban realizar la visita, impidiendo la libre circulación» de una autoridad municipal con carga representacional.

«Esto es un descrédito absoluto. No contaba con que se comportasen de esa manera. Perfectamente podría haber visto cada uno de los espacios, pero visto el clima, quise rebajar la situación de tensión para que se tranquilizasen», declara el concejal.

Por su parte, el secretario del consejo asesor, afirma que «el alcalde reconoce que existe un título legítimo de la presencia de la Fundación Gustavo Bueno aquí, que lleva 30 años colaborando en actuaciones con el Ayuntamiento. Hay pocas instituciones con el programa que tiene esta», y que «esto es un domicilio particular aunque el dueño sea el Ayuntamiento, y solo se puede entrar con autorización del inquilino. No está claro que esos proyectos del concejal se puedan llevar a cabo», sentencia.

Finalmente, prosigue el texto, Rosón optó por abandonar el lugar «con tal de que esas personas se tranquilizasen, ya que no atendían a razones». Rosón pretendía visitar este viernes las instalaciones con el objetivo de despejar dudas sobre el estado del edificio, que quiere recuperar para el área de Promoción Económica y Emprendimiento con la creación de un nuevo espacio para las empresas.

Por otra parte, el responsable del área económica de la Corporación municipal ovetense notificó por vía interna los hechos a la Policía Local.

Ahora, Rosón ha asegurado que durante la próxima semana se producirá una nueva visita. Una en la que irá acompañado de varios miembros del cuerpo municipal de Policía que puedan garantizar el correcto desempeño de su autoridad como concejal.

Temas

Oviedo