Rubén Rosón propone hoy en junta de gobierno el desahucio de la Fundación Bueno

Rubán Rosón propone hoy en junta de gobierno el desahucio de la Fundación Bueno
La Fundación Gustavo Bueno, en el palacete Miñor. / MARIO ROJAS

El edil de Economía alude al desalojo de la Academia Asturiana de Heráldica de Villa Magdalena como precedente para «recuperar» el palacete

ALBERTO ARCEOVIEDO.

Tercer asalto. El concejal de Economía, Rubén Rosón, solicitará hoy en junta de gobierno el inicio del expediente para desalojar del palacete del antiguo Sanatorio Miñor a la Fundación Gustavo Bueno. Un nuevo movimiento contra la entidad que viene tras una semana en la que se ha vivido un intenso tira y afloja entre instituciones.

Así lo adelantó ayer el edil de Somos, que, pese a sus esfuerzos, aún no cuenta con el apoyo de sus socios de gobierno. Máxime, cuando a lo largo de los últimos días ha intentado hasta en dos ocasiones, sin éxito, que los miembros de la fundación le facilitasen la entrada al recinto para comprobar el estado actual y de uso de las instalaciones, y no ha recibido otra que críticas por parte de sus compañeros.

El segundo al mando de la formación morada quiere recuperar el edificio, de titularidad municipal, para integrar un nuevo servicio de laboratorio de fabricación de ideas (FabLab) y nidos de empresa similar al Talud de la Ería y el Vivarium para el que se necesitan 1.100 metros cuadrados.

La Fundación Bueno, sin embargo, aún no ha dado su brazo a torcer, y justo una semana después de que al munícipe se le denegase una visita por el edificio, continúa basando su defensa argumental en una cesión por cincuenta años, resuelta por el pleno del Ayuntamiento de Oviedo de hace veinte años, que les otorgó el entonces alcalde, Gabino de Lorenzo. Su presidente, Gustavo Bueno Sánchez ya tiene en sus manos un informe municipal en el que se exponen las necesidades de espacio de la Corporación.

Así, Rosón, por su parte, volvió a sostener que a día de hoy no existe «sustento legal» alguno para que la fundación continúe ocupando esas instalaciones, pues el convenio nunca llegó a firmarse, «como reconoció el mismo Bueno», y desde 1998 el Consistorio ha asumido todos los gastos de mantenimiento, tasas y servicios municipales del antiguo palacete. Uno que, además, «no tiene seguro», exigido ya cuando se aprobó la cesión. Y también se reafirmó en su postura de que existen precedentes para desalojar a colectivos que ocupan dependencias municipales por incumplimiento de convenio, como sucedió en Villa Magdalena con la Academia Asturiana de Heráldica y Genealogía. «En este caso ni siquiera hay un convenio», enfatizó.

De esta forma, el inicio del expediente administrativo se debatirá hoy en el seno del gobierno local, que comparten PSOE, Somos e Izquierda Unida; no obstante, el responsable de Economía aún no está en posición de cantar victoria. Sus socios no comparten su entusiasmo. El mismo alcalde, el socialista Wenceslao López, ya ha admitido en varias ocasiones que no es partidario del desalojo y se ha desmarcado de las manifestaciones de Rosón, llegando incluso a advertir que este está claramente en «fuera de juego» en cuanto a competencias.

En ese sentido, el edil de Somos concretó que si bien no ha hablado con el regidor del municipio durante los pasados tres días, sí le comunicó «en tiempo y forma» sus intenciones de visitar el palacete Pedro Miñor el pasado viernes. «Llevaremos al gobierno la petición para que se inicie el procedimiento administrativo que permita dar uso municipal a esas instalaciones», sentenció Rosón.