Wim Mertens: «En los conciertos siento que el público completa mis partituras»

El músico Wim Mertens./ALEX VANHEE
El músico Wim Mertens. / ALEX VANHEE

El compositor y pianista belga se estrena este sábado en el Centro Niemeyer de Avilés con la gira de presentación de su último álbum, 'That which is not'

KAY LEVIN

El músico Wim Mertens (Neerpelt, Bélgica, 1953) llega este sábado por primera vez al Centro Niemeyer «con grandes expectativas» por «encontrarse con el público». Lo hará en un concierto enmarcado en su gira 'Wim Wertens in concert, tour 2019', para presentar su trabajo más reciente, 'That which is not'.

-En este concierto toca nuevas canciones de su último álbum, ¿qué puede encontrarse el público que acuda?

-En esta gira intervienen diferentes instrumentos como el violoncello y el piano. Interpretar no es algo estático, la música no es un acto con fronteras cerradas, sino que da la oportunidad de crear interacciones con el público. El espectador tiene un papel determinante en esta última etapa de la composición que es el concierto, es el público el que completa mis partituras. Creo que el compositor, en ese oficio tan aislado, necesita encontrarse directamente con su audiencia y desarrollar ese vínculo.

-¿Qué significa para usted volver a España y tocar en Asturias?

-El Centro Niemeyer es un territorio nuevo para mí, en el que estoy deseando tocar. España ha sido muy importante en mi carrera. El público español se muestra inmediatamente abierto a las novedades. Estoy expectante por ver cómo se desarrolla la música durante el recital. Tocar en España me da una atmósfera completamente nueva comparado con Europa central. Yo lo relaciono con las tradiciones de la música española, en las cuales destacan el ritmo y la presencia de la voz. Mi música está conectada con esa tradición, esa inspiración es una de las fuentes principales de las que bebo para mi evolución artística.

-El próximo año se cumple el 40 aniversario del comienzo de su carrera. ¿Qué es lo que más ha cambiado en este tiempo?

-Cuando escucho mis últimas composiciones veo que, al mismo tiempo, está todo presente ya en mis inicios. Por otro lado, la sociedad ha cambiado mucho en las últimas décadas. Lo que más me ha sorprendido es la diferencia tecnológica, que se nota en el 'feedback' de la audiencia con las redes sociales. Es un poco bizarro ver lo que ha cambiado.

-¿Hay algo que eche de menos de la época anterior?

-No soy nostálgico en ese sentido. Lo esencial sigue siendo igual: durante el concierto es el público, con su presencia y reacciones, el que da al músico la determinación en los instantes finales para guiarse por un instinto u otro a la hora de interpretar, y eso es una experiencia única. El músico no se siente solo y los espectadores tienen un papel activo en la comprensión de esa música.

-En el futuro, ¿qué objetivos tiene para su carrera?

-Estoy preparando una retrospectiva con conciertos y lanzamientos para el año que viene, en conmemoración de mis 40 años de trayectoria. Me gustaría continuar explorando estas actuaciones en solitario o acompañado, pues estas interacciones crean distintos énfasis en una misma composición. Siempre busco estas sinergias. La música es uno de los grandes enigmas de la historia de la humanidad, porque no se puede explicar en un rango racional. Necesita su propio lenguaje para hacer surgir el abanico de emociones que contiene, y encontrarlo es mi reto como músico.

 

Fotos

Vídeos