Partidos y agentes sociales urgen a Barbón que complete su organigrama

Adrián Barbón, ayer, en las escaleras de entrada a la sede de la Presidencia del Principado. / EFE
Adrián Barbón, ayer, en las escaleras de entrada a la sede de la Presidencia del Principado. / EFE

Aplauden que el Gobierno se rejuvenezca y le apremian a que se «ponga a trabajar» a la mayor brevedad para afrontar grandes retos

P. LAMADRIDGIJÓN.

Los partidos políticos, la patronal y los sindicatos ven con buenos ojos la renovación realizada por el presidente del Principado, Adrián Barbón, en el equipo que le acompañará durante los próximos cuatro años. Un Consejo de Gobierno transformado por completo y rejuvenecido, características que aplaudieron las formaciones con representación en la Junta General y los agentes sociales, que coincidieron en apremiar a Barbón y sus diez consejeros a «ponerse a trabajar» a la mayor brevedad posible para afrontar los grandes retos que Asturias tiene por delante.

Sin embargo, no todo fueron elogios. La portavoz del grupo parlamentario del PP, Teresa Mallada, lamentó que la Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad no se vincule a la empresa «perdiendo así la oportunidad de facilitar la incorporación de nuestros universitarios al mercado laboral». Asimismo, consideró un «error» la creación de la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo por equiparar un sector como el turístico, «que ya supone un 12% del PIB regional y tiene potencial para convertirse en uno de los motores de generación de empleo y riqueza de la región», con la materia relacionada con la llingua, «cuyo peso en este Gobierno solo obedece a cuestiones ideológicas, pero no a una demanda social real».

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Laura Pérez Macho, reconoció la «buena preparación técnica y académica» de los consejeros, aunque, a su juicio, «es un Ejecutivo muy ideologizado y endogámico». En este sentido, apuntó que el Consejo de Gobierno «sale de la cantera socialista, formada durante décadas de ocupación del sector público, con carreras profesionales cuajadas de cargos de libre designación al paraguas del PSOE y del SOMA». La portavoz de Ciudadanos criticó, además, que «el nombramiento de Juan Cofiño como hombre fuerte evidencia la intención de Barbón de aislarse en el Palacio de la Presidencia, mantenerse distante de los conflictos internos (del Gobierno) y externos (los problemas de Asturias)».

También rechazó la designación de Cofiño como vicepresidente la portavoz de Podemos. Lorena Gil censuró que, tras 20 años en política, «atravesó la puerta de Telecable y participó en las decisiones de venta a fondos de inversión y Euskaltel que han llevado a la situación crítica en la que se encuentra la marca actualmente». No obstante, Gil apreció «luces», como la presencia de Berta Piñán en la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo, que supone «una oportunidad para normalizar la llingua asturiana». Entre los «deberes inmediatos» de Barbón, situó el estado de las cercanías ferroviarias, las amenazas de despidos y deslocalizaciones en grandes empresas y listas de espera en la sanidad, entre otros.

La portavoz de IU, Ángela Vallina, destacó la creación de una Consejería de Cultura separada de Educación, como había pedido la coalición. Un departamento que espera que sirva para desarrollar la industria cultural, proteger el patrimonio y lograr la oficialidad de la llingua. «Hay que destacar esa apuesta por la paridad, en un reparto de consejerías equilibrado y con personas que llegan con una trayectoria propia», añadió.

Lealtad institucional

Para Adrián Pumares, «lo importante no es el organigrama, sino que cambien las políticas de los últimos siete años para que Asturias avance y mejore». En cualquier caso, señaló que tanto Barbón como los consejeros «van a poder contar con la lealtad de Foro para llegar a acuerdos». Mientras que Ignacio Blanco, portavoz de Vox, mostró su confianza en que los miembros del Consejo de Gobierno «se planteen no dejarse atrapar por los vapores del pasado y sean valientes para acometer las reformas que necesita Asturias, muy alejadas de las políticas socialistas del pasado».

La apuesta por «un Ejecutivo fundamentalmente joven y de marcado perfil técnico» es un acierto para la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), al igual que el nombramiento de Cofiño como vicepresidente «por su contrastada capacidad política y su experiencia también en el ámbito empresarial». El presidente de la patronal, Belarmino Feito, también celebró la designación de Enrique Fernández al frente de Industria, Empleo y Promoción Económica y la creación de una Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad. «Fade espera ahora la formación de los equipos de las consejerías relacionadas con el ámbito empresarial, a cuyos titulares reiteramos el ofrecimiento de una colaboración leal para trabajar conjuntamente por el futuro de Asturias», apuntó.

El secretario general de UGT-Asturias, Javier Fernández Lanero, también incidió en la importancia de «ponerlo todo a funcionar cuanto antes» con el nombramiento de los viceconsejeros, directores generales y el resto de los altos cargos. Valoró la paridad y la inclusión de personas jóvenes con experiencia, quienes tendrán que intentar «convertir las amenazas en oportunidades», ante retos de gran envergadura como «la transición energética, las infraestructuras y el despoblamiento».

El secretario general de CC OO en Asturias, José Manuel Zapico, también aprobó la paridad y el relevo generacional e insistió en la relevancia de ponerse ya manos a la obra. «Necesitamos pasar de las palabras a los hechos y hay cuestiones urgentes que afrontar, como los problemas de las industria, el caos de Feve, el desempleo y la precariedad laboral», señaló. Aunque Zapico alabó la creación de una Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad, puso en duda «la eficacia de separar Turismo de Empleo porque el sector necesita puestos de trabajo de calidad».

El presidente de Anpe Asturias, Gumersindo Rodríguez, consideró «un acierto» el nombramiento de Carmen Suárez como consejera de Educación. «Es inspectora, buena conocedora de la casa, por tanto. Esperamos que su talante dialogante irradie a la negociación de los muchos asuntos pendientes», indicó el portavoz del sindicato mayoritario en la enseñanza pública no universitaria. Anpe planteará a la nueva consejera las prioridades de los docentes, entre las que se incluyen las 23 horas lectivas semanales de los maestros, la equiparación salarial de los profesores asturianos frente a los del resto de comunidades y la reducción de jornada para los mayores de 55 años.

Sobre el consejero de Sanidad, Pablo Fernández, el presidente del Sindicato Médico Profesional de Asturias (Simpa) valoró que «conoce el gremio y ha sido médico asistencial, aunque lleva unos años en despacho». Javier Alberdi destacó que el nuevo responsable de esta materia «es conciliador y sabe escuchar y dialogar». Y confió en que mantenga «el talante de Francisco del Busto para intentar solucionar los problemas». Además, hizo hincapié en la importancia del equipo que elija Fernández, sobre todo los cargos de gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa) y director de Recursos Humanos.

Por su parte, el portavoz de la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana, Carlos Pulgar, puso de manifiesto que «la carrera literaria y cultural de Berta Piñán ofrece todos los indicios de que puede realizar una buena gestión en ese campo». Consideró que la consejera de Cultura, Política Llinguística y Turismo debe luchar por que «se reconozcan los derechos de la comunidad linguística por medio de la oficialidad» y por darle mayor visibilidad al asturiano.