Melania Álvarez García, consejera de Derechos Sociales y Bienestar: «Trabajaremos para mejorar la calidad de vida de las personas»

Melania Álvarez, en una imagen reciente. / E. C.
Melania Álvarez, en una imagen reciente. / E. C.

Ejerció como directora general de Participación Ciudadana hasta 2018

ÓSCAR PANDIELLOGIJÓN.

En una sociedad envejecida como la asturiana, el área de Derechos Sociales y Bienestar adquiere especial relevancia. Al frente de la consejería estará Melania Álvarez García, nacida hace 40 años (Candás, 1979) y que hasta el pasado año ostentó el cargo de directora general de Participación Ciudadana en el seno de la Consejería de Presidencia y Participación Ciudadana. Ya es conocedora, por tanto, de los mecanismos de la Administración regional, aunque con su nombramiento pasa ahora a la primera línea política.

Licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración en la especialidad de Relaciones Internacionales por la Universidad de Santiago de Compostela, Álvarez ha estado muy vinculada a la cúpula del partido en la región como asesora en estrategia política y evaluación de políticas públicas. De cara a esta etapa que ahora comienza, la nueva responsable de Derechos Sociales apuesta por poner sobre la mesa la agenda social que el PSOE detalló en su programa electoral para las elecciones autonómicas. Entre las medidas que recoge el documento destacan la creación de una nueva Ley de Servicios Sociales, la puesta en marcha del proyecto de Ley de Garantía de Derechos y Prestaciones vitales y el mantenimiento del salario social como herramienta «para luchar contra la pobreza grave y severa».

Para Álvarez, el departamento que ahora dirigirá será clave ya que «tiene una gran incidencia en la vida de los ciudadanos». Su trabajo, junto al de su equipo, tratará de incidir en mejorar «la calidad de vida de las personas», algo que vendrá de la mano de la «actualización» del aparato normativo sobre el que se sustenta su consejería.

En el ámbito de la gestión municipal, Álvarez fue concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Carreño entre los años 2003 y 2004. Después, repitió con la coalición de izquierdas como concejala con delegación en gobierno en las áreas de Ordenación del Territorio, Infraestructuras, Vivienda y Medio Ambiente entre los años 2007 y 2011.

Abandonaría el partido poco después para afiliarse al PSOE, donde concurriría como número 3 de la lista de Amelia Fernández en las elecciones de 2015. Renunció a su cargo, sin embargo, tras su nombramiento como directora general de Participación Ciudadana. De su etapa en la política local, su círculo más cercano destaca su «cercanía y su capacidad de trabajo, algo que seguro que le servirá en su nueva etapa como consejera».