El PP acusa a la izquierda de usar la llingua para dividir entre «buenos y malos asturianos»

El PP acusa a la izquierda de usar la llingua para dividir entre «buenos y malos asturianos»
Mercedes Fernández y Pablo Casado. / PABLO LORENZANA

Los populares de la región radicalizan su discurso y rechazan que los ciudadanos «hablen esa lengua creada en laboratorios y despachos»

P. LAMADRID GIJÓN.

El PP asturiano cerró filas ayer para defender a su presidente nacional. La acusación de Pablo Casado dirigida a los socialistas por «imponer el bable que nadie habla en Asturias» suscitó el miércoles numerosas críticas dentro y fuera de la comunidad. Tanto es así que la etiqueta #fálaseasturianu se convirtió en 'trending topic' -uno de los temas de conversación más comentados en Twitter- a raíz de un tuit publicado por el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. Así las cosas, la cúpula regional decidió dar un paso al frente y justificar las palabras de Casado. De hecho, su discurso fue más virulento y radical que el de su líder.

«El presidente Pablo Casado acierta en su diagnóstico sobre el rechazo a la cooficialidad del bable. En Asturias hablamos asturiano con naturalidad y diferente a lo largo de toda nuestra geografía, pero no una lengua creada artificialmente. Hablaremos del tema con libertad», escribió la presidenta del PP regional, Mercedes Fernández, en la citada red social. Más crítico se mostró el diputado autonómico David González Medina, quien acusó a la izquierda de adoptar una postura «verdaderamente peligrosa». A su juicio, intenta importar a Asturias «un problema que no teníamos e introducir un veneno que nunca habíamos probado».

Asimismo, reprochó a las formaciones de izquierda, «y más concretamente el PSOE», que hayan aceptado y potenciado el uso de la lengua «en términos identitarios», una estrategia iniciada por los nacionalistas. El parlamentario popular reiteró que su partido ha denunciado en incontables ocasiones su oposición a la cooficialidad de la llingua. El motivo principal es que «trae aparejadas otras intenciones que está potenciando la extrema izquierda asturiana, que quiere distinguir entre buenos asturianos y malos asturianos, entre asturianos de primera y de segunda». Por tanto, respaldó las declaraciones de Casado. «No nos identificamos con esa lengua creada en laboratorios y en despachos por unos pocos». En este sentido, el diputado indicó que en la región se emplean «diferentes variedades dialectales del bable», que varían según las zonas. «Nadie habla esa llingua tan rara que hablan unos pocos portavoces de la extrema izquierda asturiana y otros pocos portavoces de un chiringuito que quieren seguir manteniendo en el tiempo a costa de nuestros bolsillos», subrayó.

En este punto, aludió expresamente al portavoz de IU en la Junta General, Gaspar Llamazares, que intenta imponer una lengua «que ni tan siquiera conoce ni habla». El parlamentario también quiso contrarrestar las cifras desgranadas por el presidente de la Academia de la Llingua Asturiana, Xosé Antón González Riaño, para avalar su arraigo. «Los datos concretos y reales son que solo el 3,5% de los estudiantes de Bachillerato y el 14% de los de Secundaria eligen bable. Y no se ha creado una sola academia en Asturias ante la demanda existente», recalcó. En su opinión, «decir que el 86% de los jóvenes asturianos reclaman y anhelan la cooficialidad es venir a reírse de la gente».

Por su parte, Sofía Castañón, diputada nacional de Podemos, quiso responder a Casado. Y lo hizo recordando el vídeo realizado por el PP regional que contenía «delirios como 'sí al asturiano, no a la oficialidad'». Aunque para ella no es una sorpresa la postura del popular, quien «por negar, nos niega la memoria y quiere negarnos a las mujeres nuestra ciudadanía con planteamientos retrógrados». De modo que Castañón se ofreció a darle un curso rápido de asturiano a Casado. «Empezaría por decirle cómo llamamos a comentarios como el suyo: babayaes».

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos