El Principado sube el tono y critica un maltrato al carbón en las reformas eléctricas de Sánchez

El Principado sube el tono y critica un maltrato al carbón en las reformas eléctricas de Sánchez
Un momento de la reunión del Consejo de Gobierno de ayer, presidida por Javier Fernández. / MARIO ROJAS

Expresa su «desacuerdo total» con la decisión del Gobierno central de retirar el 'céntimo verde' sobre el gas pero no sobre el mineral

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

Maneja el Gobierno asturiano un discurso cauteloso a la hora de relacionarse con el Ejecutivo central en asuntos como la financiación autonómica o las infraestructuras. Prudencia que, sin embargo, contrasta con la beligerancia que exhiben sus integrantes cuando en el centro del debate se sitúa otra cuestión: la energía y el proceso de descarbonización de la economía que ha emprendido el gabinete de Pedro Sánchez. Son ya varios avisos los que con contundencia se han lanzado desde Asturias con destino a Madrid y ayer se sumó uno más, una vez que el portavoz del gabinete regional, Guillermo Martínez, expresó el «total desacuerdo» con el contenido del decreto que el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes para intentar abaratar el precio de la electricidad. La razón del reproche es un posible maltrato al carbón en las medidas incluidas en el mismo.

Sin que mediaran preguntas, en su exposición inicial, Martínez aprovechó la comparecencia posterior a la habitual reunión del Consejo de Gobierno de los miércoles para mostrar la «discrepancia» del Ejecutivo asturiano con el citado real decreto. Un malestar que tiene que ver con dos medidas concretas. Por un lado, que la retirada del 'céntimo verde' orientada a abaratar la factura eléctrica de los consumidores afecte al gas pero no al carbón. Por otro, la «discriminación» que para la comunidad puede suponer la nueva configuración de los peajes de acceso a redes.

La discrepancia sobre el 'céntimo verde' es especialmente significativa. El real decreto que el Consejo de Ministros alumbró el pasado viernes contempla una exención en el impuesto especial de hidrocarburos para desactivar esa figura. Un gravamen, sostiene el Gobierno central en la justificación que acompaña a la iniciativa, pensado para desincentivar el uso de fuentes de energía ligadas a hidrocarburos, pero que «emite en el mercado una señal opuesta: el 'céntimo' es trasladado a los precios finales de la electricidad cuando tecnologías como el gas fijan los precios en el mercado mayorista».

Pérdida de competitividad

La disconformidad del Gobierno de Javier Fernández tiene que ver con que el 'céntimo verde' se retire sobre el gas pero «no sobre el carbón», lo que supone, a su juicio, una «pérdida de competitividad». En cuanto a la nueva configuración de los peajes de acceso a redes, se habla de una situación de «discriminación» hacia la región.

El Ejecutivo asturiano trasladará el malestar por ambos planteamientos al Gobierno de Pedro Sánchez de inmediato. Más allá del contundente reproche público de ayer, el consejero de Empleo e Industria, Isaac Pola, abundará en ese mensaje crítico en la reunión convocada para el jueves de la próxima semana con el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal. Se trata de cuestiones «prioritarias» para la comunidad y por tanto para el Gobierno, remachó finalmente el portavoz.

Más

 

Fotos

Vídeos