Joanne Chory y Sandra Myrna Díaz, «agradecidas y honradas»

Joanne Chory, Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica. /
Joanne Chory, Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica.

Las biólogas, Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica, asegura que la humanidad se encuentra en una encrucijada fundamental ante la «inminente amenaza» del cambio climático

AGENCIAS

La bióloga estadounidense Joanne Chory ha advertido, tras obtener junto a su homóloga argentina Sandra Myrna Díazel Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica, de que la humanidad «se encuentra en una encrucijada fundamental» ante la «inminente amenaza» del cambio climático.

En una declaración difundida por la Fundación que concede los galardones, Chory ha asegurado sentirse «tremendamente honrada» por recibir el premio junto a Díaz y ha considerado que, ante esa encrucijada, «la oportunidad para que la ciencia y la tecnología cambien la situación nunca ha sido mayor».

«Estoy profundamente agradecida de que mi formación como bióloga me permita contribuir a un futuro mejor para las generaciones venideras», añade la científica estadounidense que, al igual que Díaz, está en la vanguardia de las nuevas líneas de investigación sobre la crisis climática y sus efectos y en la defensa de la biodiversidad. El jurado ha decidido distinguir a ambas biólogas por sus «contribuciones pioneras» al conocimiento de la biología de las plantas, que son «trascendentales para la lucha contra el cambio climático y la defensa de la diversidad biológica».

Por su parte, Sandra Myrna Díaz ha dicho sentirse «honrada» y sorprendida por el galardón. «Me siento profundamente honrada por el premio, que sinceramente me tomó por sorpresa», ha asegurado.

Una de sus principales contribuciones ha sido analizar el papel de la biodiversidad para contrarrestar el cambio climático global mediante el secuestro de carbono atmosférico. Díaz expresó la importancia que para ella tiene que premios como el concedido en Oviedo (norte de España) reconozcan la importancia de la biodiversidad. «Me parece muy importante que el premio de este año se centre en cambio ambiental global y como la naturaleza y en especial las plantas, intervienen en esto y proveen contribuciones fundamentales a la gente», subrayó.

La científica ha participado también en el desarrollo de una herramienta metodológica para cuantificar los efectos y beneficios de la biodiversidad de las plantas y la ecología vegetal de los ecosistemas y su aprovechamiento humano en forma de combustible, materiales, medicinas, tintes, alimentación y protección hídrica. Además formó parte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático que en 2007 fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz.