«Sus primeros pasos en Tazones acabaron repercutiendo en la Historia Universal»

Joseph Pérez se dirige a los vecinos de Tazones./
Joseph Pérez se dirige a los vecinos de Tazones.

Joseph Pérez, el Premio Príncipe de Ciencias Sociales, fue agasajado por los vecinos de Tazones

ADRIÁN AUSÍNvillaviciosa

«Era brillante y exigente. Y sigue igual». Christine fue alumna de Joseph Pérez en la Universidad de Burdeos, la vida la llevó luego a Oviedo y ayer no perdió ocasión de saludarle en Tazones, donde el Premio Príncipe de Ciencias Sociales fue agasajado por un pueblo marinero que le recibió con las redes de sardina colgando de San Roque y una corte formada por los profesionales llegados de Cartes (Cantabria) y los autóctonos en versión pueblo llano del siglo XV. A la cabeza de todos ellos, Carlos V, Víctor Berros para los amigos, vecino de Oles y mecánico de profesión. Con él posó Pérez para los fotógrafos mientras se intercambiaban alguna confidencia. ¿De qué hablaron? «Le pregunté si al desembarcar era príncipe o rey y él me aclaró que era rey, pues se había autoproclamado antes de partir. Sólo que aquí, en Villaviciosa, no se sabía», reveló el mecánico que se transmuta en monarca desde 2009.

En los discursos, Pérez alabó la reconstrucción histórica que hace el pueblo cada año del desembarco de Carlos V, «un acontecimiento excepcional» pues, según recalcó, «sus primeros pasos en Tazones acabaron repercutiendo en la Historia Universal al abrir España y Europa a una nueva era».

En aquel tiempo, Tazones era un puerto exportador de derivados de ballena, cal, cestería, esparto y naranja amarga, un puerto humilde poblado por cazadores de ballenas. Aquel día, desde la atalaya, el vigía hizo sonar la caracola (o turullu) y el pueblo se puso en guarida al temer una invasión del turco ante aquella gran flota. Cuando se acercó la falúa, divisaron las armas de Castilla y la alarma se tornó en alegría.Así lo rememoró Cristina Carneado, presidenta de la Asociación Primer Desembarco, acontecimiento que situó como «uno de los tres más importantes de la historia de España». El alcalde, José Manuel Felgueres, agradeció a la Fundación la «descentralización» de los Premios Príncipe, rememoró la visita de Pérez a Villaviciosa en junio de 2000, para protagonizar un ciclo de conferencias, y le invitó a repetirla en 2017 cuando se conmemoren los 500 años. Las gaitas y el aperitivo remataron la jornada. Joseph Pérez, Germaine (su esposa) y Tazones brindaron con sidra mientras sonaba de nuevo la caracola. Un emisario de honor de Carlos V había sacado al pueblo a la calle.