El drama de Julen, el niño de dos años que cayó al pozo en Málaga

El drama de Julen, el niño de dos años que cayó al pozo en Málaga

Los padres del pequeño vivieron la pérdida de su hijo mayor, de tres años, en el año 2017

JUAN CANO, EUGENIO CABEZAS Y ÁLVARO FRÍASMálaga.

Los efectivos trabajan a contrarreloj para rescatar a Julen, un niño de dos años y medio que, según su familia, se precipitó este domingo por un pozo de 107 metros de profundidad y tan solo 25 centímetros de diámetro en la Sierra de Totalán (Málaga). Sin embargo, desde que saltaran las alarmas ya hace casi 24 horas, todavía no se ha conseguido ver al menor, según informa un portavoz de la Guardia Civil.

Los hechos sucedían sobre las dos de la tarde de este domingo. La familia estaba en la zona con otra pareja para preparar una paella. Al parecer, los padres vieron cómo el pequeño caía por un agujero de una prospección realizada para buscar agua en el campo, incluso en un primer momento aseguran que lo escucharon llorar. El agujero, cuyo diámetro es muy estrecho, se realizó a finales de año, pero no se había taponado aún.

La zona donde habían acudido a pasar el domingo está cerca del Dolmen del Cerro de la Corona. Un matrimonio que visitaba el yacimiento, a apenas 200 metros del lugar del suceso, acudieron alertados por los gritos de los padres, y llamaron a los servicios de emergencia. Los progenitores del menor es una pareja joven de Málaga capital que vivió la muerte de un hijo, el mayor de los dos, a finales de 2017, cuando el niño de 3 años se encontraba en la playa. Al parecer, poco antes de que Julen cayese, estaban con otra familia en una explanada que, según los testigos, parecía a punto de urbanizar, a juzgar con los palés de ladrillos que había. «Cuando hemos llegado les hemos preguntado si estaban seguros de que el niño había caído ahí y estaban convencidos». Tras intentar llamar al menor por si respondía se retiraron del agujero para evitar que pudieran caer piedras en el interior.

En los primeros momentos del rescate y debido a la estrechez del agujero, los bomberos decidieron meter un móvil atado a una cuerda y lo bajaron unos 50 metros sin encontrar nada. Posteriormente, ha sido un robot de una empresa de desatoros el que ha podido bajar hasta los 78 metros, sin avanzar más ya que hay un tapón de tierra húmedo que impide que siga descendiendo. Aunque no se descarta ninguna hipótesis, la tarea de rescate del pequeño se centra en el agujero ya que se baraja que el niño, al caer, pudiera haber provocado un desprendimiento de tierra, bajo el que pudiera encontrarse.

Tres alternativas para intentar hallar a Julen

Bomberos y guardias civiles buscan en estos momentos el modo de acceder al punto donde se considera que está el pequeño, ya que, al parecer, se podría haber producido un desprendimiento de tierra a 78 metros de la superficie. Según ha indicado esta mañana la subdelegado del Gobierno en Málaga, María Gámez, a lo largo de las últimas horas se ha elaborado un mecanismo con el que se está retirando tierra.

Sin embargo, con este procedimiento solo se ha conseguido perforar unos 30 centímetros el tapón de tierra. Es por ello que los efectivos de rescate han puesto sobre la mesa otras tres alternativas para intentar hallar a Julen. «Éstas se pondrán en marcha conforme vayan llegando los medios técnicos que necesitamos», ha apuntado el portavoz de la Benemérita.

La primera de ellas también consiste en retirar tierra de ese tapón, pero mediante otra fórmula -que no ha especificado- que sería más rápida que la actual. La segunda, según ha relatado el agente, consiste en cavar un pozo paralelo.

El problema es que el pozo en el que se encontraría Julen no está entubado, por lo que habría que hacerlo. Al respecto, ha indicado que esta labor es fundamental, ya que al trabajar en la excavación del segundo, si no está protegido el primero, podrían producirse derrumbes.

Los técnicos también trabajan realizando inmersiones con un robot en el pozo, que continua chocando con un fondo de arena «húmeda» y no logra pasar de los 78 metros, por lo que aún no han podido llegar al lugar dónde suponen que podría estar el menor, ni han podido ver ni oír nada. En una de esas inmersiones, la cámara con la que va equipada el artilugio ha localizado una bolsa de chucherías, que habría quedado en una pared al caer Julen dentro. Asimismo, la subdelegada ha precisado que se ha hallado también un vaso en el interior del mismo. También se trata de averiguar si hay agua en el fondo del agujero.

En cuanto al tercero de los procedimientos, el guardia civil ha manifestado que se trata de realizar una excavación a cielo abierto desde la ladera de la montaña. De hecho, en estos momentos acaba de llegar a la zona un camión de grandes dimensiones y una máquina excavadora a la zona.

Más información

 

Fotos

Vídeos