Muere un erasmus español al ahogarse en una piscina en Italia

Muere un erasmus español al ahogarse en una piscina en Italia

La víctima, de 20 años y alumno de la Facultad de Enfermería, disfrutaba de una beca internacional y en el momento del suceso celebraba con amigos el fin del curso universitario

R.C.

Un joven de Santander al que la Policía identifica como J. A., de 20 años de edad y estudiante del programa Erasmus, murió el pasado sábado por la tarde en la ciudad italiana de Perugia al ahogarse en la piscina de una granja sita a las afueras de esta localidad en la que, al parecer, estaba celebrando el final del curso universitario con algunas amistades. Según informó en su edición digital el periódico Perugia Today, el suceso se produjo en torno a las siete y media de la tarde en una granja situada en la pequeña localidad de San Martino in Campo, a las afueras de la ciudad italiana, hasta la que el malogrado chico -alumno de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Cantabria becado por el programa estudiantil Erasmus- se había desplazado en compañía de varios amigos para celebrar la conclusión del curso lectivo.

De acuerdo con lo que todos ellos habrían declarado ante la Policía, en un momento dado de la celebración, la víctima se lanzó a la piscina. Explica el periódico digital que «sus amigos comenzaron a preocuparse al ver que no salía del agua», razón por la que algunos decidieron arrojarse a la pileta, sacarle del agua y, ya en tierra firme, iniciar por su cuenta las tareas de reanimación hasta la llegada de los servicios de urgencia, que solo pudieron certificar la muerte del joven.

«Además, los dueños de la granja también dieron aviso a la Policía, al médico forense y, luego, al Consulado General de España en Roma», que activó el protocolo correspondiente para dar cuenta de lo sucedido a la familia. Según indica el Perugia Today, una vez certificado el fallecimiento del estudiante santanderino, «el fiscal ordenó que le fuera practicada la autopsia (lo cual ocurrirá presumiblemente mañana) para verificar que, como cree el médico forense, el chico sufrió una indisposición que le provocó la muerte casi instantánea.

Una familia de joyeros

Considerado como un buen estudiante por sus profesores en la Facultad de Enfermería de la Universidad de Cantabria, que le esperaban de regreso de su viaje a Perugia, J. A., de tan solo 20 años, pertenecía a una familia de joyeros de la ciudad que el mismo sábado, nada más enterarse del trágico suceso que le ha costado la vida al chico, se puso en camino hacia Italia amparada por las autoridades consulares españolas, que ahora deberán guiar a los familiares en el difícil camino administrativo que les aguarda en el país transalpino para proceder a la repatriación del joven fallecido.

El rector de la UC, Ángel Pazos, ha transmitido personalmente sus condolencias a la familia ante tan irreparable pérdida.