https://static.elcomercio.es/www/menu/img/tecnologia-desktop.jpg

«Si no implantamos la inteligencia artificial, no seremos relevantes»

«Si no implantamos la inteligencia artificial, no seremos relevantes»
Virginia Carrasco

Entrevista con Jonas Kjellberg, ingeniero mecánico sueco que tiene la particularidad de juntar el nombre de tres grandes empresas en su historia profesional: Skype, Apple y Yahoo!

JOSÉ A. GONZÁLEZ

Skype, Apple o Yahoo! son algunas de las empresas más conocidas al hablar de tecnología. Tres nombres complicados de juntar en un mismo currículum, pan comido para Jonas Kjellberg. Este sueco de 49 años, emprendedor e inversor, cuenta como éxito cada aventura profesional. Consejos que ha compartido con Innova+ en su visita a Madrid en una conferencia en la EAE Business School.

-Si no me equivoco, usted tiene unos estudios de ingeniería mecánica y que están complementados con otros estudios sobre emprendimiento... ¿Qué le han aportado estos estudios a su vida profesional?

-He decir que, en primer lugar, lo más importante cuando lo miro desde la distancia es que ir a la escuela de ingeniería fue una de las cosas más importantes. Me enseñó a programar y a trabajar con productos, gestión de productos, la cadena de suministros y un montón de partes técnicas. También he aprendido a trabajar con matemáticas y con asignaturas de física que me enseñaron a trabajar con ordenadores y saber qué es posible y qué no.

-¿Qué consejo le daría a los jóvenes que se plantean emprender? En España, la cultura del emprendimiento no tiene mucho éxito, ya que al que falla se le tacha de fracasado

Creo que si tuviese que dar un solo consejo sería que solo tenemos una vida y tenemos que vivirla y hacer aquello que creemos más apropiado y vivir nuestra vida y no vivir la que nuestros padres quieren que vivamos. Ser emprendedor significa acumular fracasos y a menudo uno va de fracaso en fracaso con el mismo entusiasmo y eso es parte de la vida. Si nunca te atreves a saltar, nunca vas a aprender a volar.

Para mí se trata de un cambio cultural y creo que la gente o los padres quieren que vayamos por la ruta segura si queremos hacerlo muy bien, si no hagamos otra cosa. Pero creo que tenemos que ser auténticos, si uno no está dispuesto a arriesgarse o a perder, nunca podrá ser un emprendedor. Este sería mi consejo.

-¿Ocurre también eso en Suecia?

-Creo que tenemos una buena Sanidad, un sistema educativo diferente y creo que a la gente no le importa tanto si fracasas o no. Es un país muy socialista y creo que hay una gran aceptación de hacer cosas diferentes desde hace mucho tiempo.

-Cuándo he estado repasando su currículum vitae es impresionante. Ha pasado por grandes empresas y la mayoría son éxitos. Me quiero centrar en primer lugar en Skype. ¿Cómo nace?

-Empecé a trabajar para una gran empresa de inversión y allí conocí a Niklas Zennström y a Janus Friis. La compañía era la Telefónica de Suecia y entre los proyectos realizábamos trabajos telefonía IP y proyectos de internet. Jugábamos bastante con la tecnología desde muy pronto, creo que ahí empezó la historia al pensar en Skype.

Luego me fui y empezamos nuevos proyectos. Niklas y Janus, por su parte, iniciaron Skpye. Al cabo de un tiempo, me llamaron cuando yo estaba viviendo aquí en Madrid y me dijeron que si quería unirme. Queríamos trabajar en un entorno en el que queríamos rediseñar las cosas, no cobrarlas y llevamos, de hecho, este servicio al consejo de Tele 2. Nos dijeron: «esto es estúpido, esta idea es tonta. No hay una idea de negocio subyacente».

-Si no me equivoco, su aventura en la compañía duró hasta 2007. En 2005, Ebay compró Skype ¿Esa venta cambió la vida y objetivos de la compañía?

-Cuando eBay compró Skype añadió muchísimo valor inicialmente, porque no éramos muchos empleados. Éramos 30 o 50 y eBay llegó con un montón de gente buena, que podía ayudarnos a construir la empresa.

Nosotros éramos como vaqueros. Skype era ilegal en muchos mercados, mucha gente nos había denunciado, no podíamos viajar a muchos sitios, y las empresas de telecomunicaciones nos decían que rompíamos las reglas del mercado. Luego con el paso del tiempo surgieron más fricciones. Digamos que ellos tenían objetivos diferentes y los que creamos Skype nos fuimos a hacer otras cosas.

-Y si usted abre ahora Skype, ¿ve aquél Skype que crearon en 2003? ¿Tiene futuro con tantos competidores?

Skype no ha sido capaz de mantener el ritmo del cambio, así son las cosas. Creo que también ya no es algo tan brillante, sabemos cómo ha sido, aunque, quizá, hoy en día sea mejor producto que ayer, pero la competencia ha aumentado y la gente ha repensado cómo hacerlo. En cualquier caso, los desafíos cuando las empresas crecen son diferentes. Hay muchos directores con grandes egos, pero al final es el cliente quien va a tomar la decisión de si un producto es un éxito.

-Skype es uno de los grandes nombres que uno ve cuando repasa su extenso currículum vitae. Pero, no puedo pasar sin preguntarle por estas tres palabras: Xcerion, iCloud y Apple. ¿Qué relación tienen?

-Xcerion creó iCloud y, al principio, la gente pensaba que era una idea estúpida, pero a mí me intrigaba mucho esa idea. La verdad es que nunca despegó, porque la gente ya tenía un ordenador.

En la India sí funcionó muy bien, porque la gente iba a los cibercafés y no podía tener su propio sistema operativo en los diferentes cibercafés. En aquel momento teníamos Dropbox, métodos de archivos comparativos, pero creo que salimos demasiado pronto

La gente estaba acostumbrada a bajarse música a su teléfono, la gente quería poseer ese archivo, porque pensaba que valía algo. Yo creía que esto era el futuro, teníamos muchos problemas aunque estaban con nosotros los inversores de Spotify. De repente, un día tuvimos la suerte de que Apple nos llamó.

-¿Y cómo fue esa llamada de Apple?

-Bueno, yo pensé que ya era hora (risas)

-Bueno, eso fue en 2011... Pero años antes usted fundó PLAYER.IO, una plataforma de social game ¿no? ¿Cómo nace esa idea? ¿Cuál era el objetivo?

-Eso ocurrió tras Skype. Yo dije: «Bien, hemos vendido Skype, hemos recibido algo de dinero y tenemos repensar las cosas». Así empezamos a ver la industria de los juegos.

Me fijé en los videojuegos y pensé que deberíamos tener una plataforma de juegos informal, un Facebook de los juegos. Creamos una solución para poder construir juegos muy sencillos, que podíamos tener en el teléfono o en el navegador. Un juego muy simple con componentes 3D, con múltiples jugadores, varios navegadores al mismo tiempo. Una buena idea, solo que llegó muy pronto. Tuvimos la suerte de vender la empresa. Estuvimos a punto de hacerlo a EA Sports y finalmente se la vendimos a Yahoo!

-Y si antes hablaba de Apple ¿cómo fue la llamada de Yahoo!?

(Risas) Bueno, la verdad que en este caso no fue lo mismo, no teníamos tantas ganas de venderla. En algunos casos vender una empresa que no va tan bien, llama a Yahoo! y con un poco de convencimiento la venderás.

-Hemos hablado de la llamada de Yahoo!, de Apple y ahora que somos poquitos. ¿Cuál es el negocio del futuro para apostar sobre él?

-El cambio va a ser enorme en todos los sectores. A veces intentamos encontrar ese sector del que queremos ser parte y podríamos ver que todos van a tener un gran cambio y podríamos innovar en todos ellos. Hay sectores en los que hay muchísima fricción y si hay fricción hay posibilidades de hacer algo bueno.

Podemos encontrar formas fantásticas de hacer mejor la vida a la gente en todos los lugares y lo ideal es encontrar el mejor ajuste de idea-mercado, sé que suena muy a consultor. Tenemos que encontrar algo que le guste a la gente y esté en todos los lugares.

-¿Más allá de la inteligencia artificial? Porque todo el mundo habla de la inteligencia artificial…

-La inteligencia artificial es algo que tenemos que implementar en todas las empresas o no seremos relevantes, lo diría así de claro. Estamos hablando de digitalización y de pasar a ser digitales, lo siguiente es ser inteligentes para tener mejores consejos a diario y veremos como la tecnología se escala y que habrá muchas más ventajas para que lo implementen. Hoy en día es un poquito caro y, finalmente, las que no lo implementen van a morir con el tiempo.

 

Fotos

Vídeos