El Principado encarga el plan para eliminar un millón de plumeros de la Pampa

El plumero, demasiado habitual del paisaje asturiano. / EFE
El plumero, demasiado habitual del paisaje asturiano. / EFE

Será elaborado por el catedrático Tomás Emilio Díaz y se desarrollará en paralelo con la estrategia nacional

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

El Principado tiene claro que la especie invasora que más preocupa en la región es la 'Cortaderia selloana' o plumero de la Pampa. Es la más peligrosa porque altera profundamente el paisaje. Alcanza más de tres metros de altura y cada una de sus flores produce hasta cien mil semillas que el viento puede diseminar hasta a 20 kilómetros de distancia. Por eso, su expansión es espectacular.

Apareció en 1969 en la bahía de Santander y en la década de 1990 ya estaba presente en Asturias. En la actualidad, se calcula que 502 hectáreas del Principado están invadidas por estos plumeros, con entre 910.000 y 1.100.000 ejemplares. Se encuentra principalmente en las zonas más próximas a la costa, pero en la zona central de la región está penetrando hacia el interior.

El municipio más invadido es el de Gijón, donde hay más de 300.000 plantas, según cálculos del Principado, seguido por Siero, Ribadesella, Oviedo, Avilés y Soto del Barco. Y es que el plumero de la Pampa aprovecha su expansión a través de los principales ejes de comunicación, en especial las autopistas y en menor medida las líneas férreas. Los estudios indican que está presente en 338 kilómetros de autopistas asturianas y en 90 kilómetros de carreteas nacionales. Y también ha alcanzado los espacios naturales, como las rías del Nalón y Villaviciosa, y el Cabo de Peñas. Se precisó acometer importantes inversiones para erradicar esta planta. El año pasado, para eliminar 6.200 plantas se gastaron 39.000 euros. Para este ejercicio estaban previstos 450.000 euros, pero todo queda en suspenso después de la prórroga de los presupuestos regionales.

Lo que parece claro es que, debido a la expansión de esta planta por prácticamente todo el país, es necesaria una estrategia nacional de lucha contra el plumero que hasta ahora no había. El Ministerio de Medio Ambiente, tras contactos con el Principado, la está desarrollando y la Dirección General de Diversidad la prevé finalizar antes del primer trimestre de 2018.

Todas las comunidades autónomas afectadas abogan por luchar contra el plumero de una manera sistematizada bajo la coordinación del ministerio, ya que esta planta invasora está presente en todo tipo de propiedades, desde las dependientes de la Administración central, como autopistas o puertos, hasta de las comunidades, los ayuntamientos y los particulares.

Similar al de Cantabria

El Principado no se quedará solo con esa estrategia nacional. En paralelo, elaborará un plan de acción contra el plumero de la Pampa, que acaba de ser encargado a Tomás Emilio Díaz, catedrático de botánica de la Universidad de Oviedo. En principio, será similar a la que ha desarrollado Cantabria y que lleva trabajando con ella unos años.

Por otro lado, recientemente el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, viajó a Bruselas para que las autoridades comunitarias consideren al plumero uno especie preocupante, con lo que la UE podría poner fondos para erradicar la especie. Para ello, deberá modificar el respectivo reglamento.

En el aire queda qué podrá hacer el Gobierno asturiano, ya que la prórroga presupuestaria condicionará el dinero disponible para ello. Pero lo que sí se quiere conseguir es la participación de todos los implicados para la erradicación de la considerada especie invasora más peligrosa de Asturias.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos