El Comercio

El polémico pasado de Miguel, concursante de 'Gran Hermano 17'

El polémico pasado de Miguel Vilas, concursante de 'Gran Hermano 17'
  • El gallego se presentó al concurso diciendo que le gustaba jugar con la ilusión óptica de la gente. Conmovió a sus compañeros revelándoles el secreto de su calvicie, pero unas imágenes demuestran que no dijo toda la verdad

Miguel es uno de los concursantes de 'Gran Hermano 17' que más revuelo generan entre los telespectadores. Hace apenas unos días el gallego hacía llorar a sus compañeros revelando uno de sus secretos más guardados: el de que lleva una prótesis de pelo para paliar su calvicie. Explicaba que poca gente conoce su lado más natural, ni su familia y que le cuesta mucho mostrarse tal como es, ya que le gusta cuidar mucho su imagen.

Pero resulta que la verdad sobre su pasado ha salido a la luz. Kiko Hernández explica en su blog oficial que todo es mentira y que tanto amigos como familiares conocen la verdad sobre su problema capilar. Todo se reduce a una fotografía compartida en su perfil de Instagram donde se ve al modelo posando en una piscina, totalmente relajado y sin peluquín.

Si tan en secreto llevaba lo de su calvicie, no tiene ninguna lógica que haga pública la imagen anterior. Quizá el joven quería destacar de alguna manera en la casa de Guadalix y apostó por un secreto que no lo es tanto.

Otro de los grandes secretos de Miguel gira en torno a su homosexualidad. Hace unas semanas, el gallego lloraba en el confesionario al reconocer que estaba sintiendo por Pol. «Mi familia no sabe mi condición sexual», explicó. Poco después, salió a la luz que Miguel había mantenido una relación sentimental con Markus, otro modelo gallego que participó en el programa ‘Quién quiere casarse con mi hijo’. Aunque la amiga defensora del concursante en plató aseguró que sólo han sido buenos amigos, un tuit de Christina Rapado demuestra todo lo contrario.

Y es que, Miguel también hizo un montaje con Cristina Rapado donde fingieron estar prometidos. Según afirma Kiko Hernández, Rapado quiso aprovechar su protagonismo frente a las cámaras del programa ‘Vuélveme Loca’ para presentar a su supuesto novio, Miguel. Más tarde, la propia protagonista desveló que se trataba de una farsa.